ZOO’s y acuarios, las cárceles de los animales

0
319

¡Felicidades! El azar te ha elegido y vas a pasar el resto de tus días en un hotel junto con otros tres amigos y todas tus necesidades van a estar cubiertas, lo único malo es que vas a estar encerrado en el hotel 22 horas al día sin poder hacer nada y las otras dos horas vas a poder salir para realizar trabajos forzados ¿firmarías? Por supuesto que no. Puede sonar exagerado, pero esta es la vida de muchos animales que viven destinados a trabajos forzados en ZOO’s, circos, acuarios, delfinarios…
Cuando llega el verano es muy común para las familias ocupar su tiempo en este tipo de actividades, pasar el día visitando a las animales, llevar a los más pequeños a ver espectáculos con delfines, visitar circos con serpientes o domadores… Pero nunca vemos más lejos del entretenimiento que estos espectáculos nos proporcionan.
Cada vez que pagamos una entrada estamos contribuyendo a la explotación de estos animales, cada vez que vemos un espectáculo con delfines estamos consintiendo que se les saque de su hábitat natural, se les obligue a aprender trucos y sean separados de sus crías. Podemos intentar engañarnos con escusas baratas, pensar que un animal que ha sido criado en cautividad no conoce otra cosa, que no sobreviviría fuera del recinto y que sin el dinero de las entradas, sería abandonado a su suerte y moriría, pero si se reflexiona, estas escusas pierden fundamento.


Si de verdad queremos ver a estos animales existen otras opciones, ir a protectoras o refugios como voluntarios o ir a verlos a su hábitat natural con guías que nos proporcionen información y nos permitan ver cómo actúan realmente son solo algunas de ellas. Elegir la primera de estas opciones e ir de voluntario a instalaciones que protejan y reinserten a distintos animales tiene varias ventajas, es una actividad que se puede realizar en familia y que además trae valiosas enseñanzas para todos sus miembros, sobre todo para los más pequeños. Entenderán que amar a los animales no es ir a verlos a un ZOO’s o disfrutar de los espectáculos de un delfinario, es sacrificarse por ellos, esforzarse porque tengan una vida digna y comprenderán que ningún ser vivo, ni animales ni seres humanos, merece ser encerado ni explotado.
Si de verdad eres un amante de los animales, el verano es un gran momento para dar rienda suelta a todo ese amor. Puedes disfrutar de tus vacaciones ayudando en proyectos con animales, participar con las protectoras o refugios de tu zona, hacer voluntariado internacional y conocer y proteger distintas especies… Pero sobre todo, si eres miembro de una familia que se declara amante de los animales, tengas o no tengas niños en la familia, recuerda esto: nadie aceptaría estar en el hotel del principio del artículo, nadie quiere ser un esclavo…
Por esto, debes decir NO a la explotación animal y al uso de animales en espectáculos lúdicos. Di NO a ZOO’s, delfinarios o acuarios que exploten a los animales que dicen proteger, DI SI A LA DIGNIDAD ANIMAL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here