Tú que has sido pasajero, tú, que viniste tan fuerte y te vas sin ser echado, pero te fuiste y te siento lejos, sin ganas de volver, sin ganas de hacerme feliz. A ti, que te gusta dejarme así, de esta manera, triste, hecha trizas. A ti, que derrocho contigo tanta y tanta paciencia, pero dime, ¿la desecho en vano?

Necesito algo que me diga que estás ahí, que estás llegando, que vuelves a mí,  a mis ganas de tenerte, a ti queriendo tenerme cerca, de nuevo, con ganas de todo. No soy egoísta y digo que te quiero para mí, sino que elijas un conmigo. No me perteneces, no te pertenezco, nos pertenecemos, pero sin poseernos. Somos el uno para el otro, pero podemos ser el uno sin el otro, sin embargo nos necesitamos, no podemos estar el uno sin el otro, pero sabemos estarlo.

Porque cada uno tiene su límite, su espacio, pero, ¿y si lo que realmente necesitamos es necesitarnos? Sea lo que sea, vuelve pronto y con muchas ganas de mí, de nosotros.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here