Viajar y compartirlo

4
253

Tengo un problema: soy adicta.

A los viajes.

Hace no mucho me enteré de que mi problema (adicción a los viajes y a estar todo el tiempo en distintos lugares) tiene un nombre: dromomanía. Y lo cierto es que uso diversos canales para poder darle una salida sana a esta obsesión que tengo. Uno de ellos es este espacio 🙂

Y ya que aquí me siento en confianza, quiero agradecer a mis lectores por permitirme hacerlo, incentivarlos a que también encuentren su espacio de expresión aquí mismo, a que también lo utilicen como propio, y compartir con ustedes que dentro de pocos días estaré dando en Buenos Aires mi primera charla sobre viajes, sobre cómo aprovecharlos para aprender a ser buenos viajeros y a observar mejor nuestra realidad a fin de ser personas más felices y reflexivas, y mejores ciudadanos… para crear un mundo mejor.

Mi charla se llamará como uno de mis artículos aquí publicados: “Viajar: un Derecho Humano“, y me gustaría compartirles parte de lo que en ella expondré:

“…en lo personal, creo que los viajes nos ayudan a encontrarnos, a conocer a otros y, al hacerlo, nos conocemos a nosotros mismos y por ende, somos más felices y (ya que estamos en confianza en este grupo de autoayuda que considero mi espacio) puedo decir que la gente feliz no molesta; por lo cual viajar puede ayudaros a hacer un mundo más feliz, más armónico, con gente más tolerante, más comprensiva, más considerada. Por eso, para mí, el secreto de la felicidad es viajar. Para ser más feliz, una solución posible es viajar. Y un mundo con gente que viaja, que explora, que no pierde la capacidad de asombro y curiosidad, que se encuentra a sí misma, es un mundo con menos gente disconforme, insatisfecha, con menos fanatismos, menos fundamentalismos que nos ciegan en las decisiones que tomamos, con menos estrechez mental, menos ignorancia que trae prejuicios y broncas, y más gente feliz. Es por ello que no tengo cura y quiero contagiar y llevar la pasión por los viajes a cada rincón del mundo: los viajes traen magia a nuestras vidas para que el mundo sea un lugar mejor que el  que encontramos cuando llegamos a él.


(…)
Y esto me lleva al tema de viajar solos: viajando solos podemos desarrollar la autonomía, conectarnos con nuestros propios intereses y emociones, tomar decisiones, conocernos. Es una experiencia que creo que todos tienen que tener alguna vez y debería ser una materia obligatoria en los colegios.
(…)
En mis viajes descubrí que preguntando se descubren cosas nuevas que no estaban en la pregunta en sí misma, y aprendí a ver la magia de los acontecimientos que, a simple vista, pueden parecer negativos… Por ejemplo, en Japón perdí un vuelo… pero gracias a eso, pregunté cuál era el alojamiento más económico y cercano al aeropuerto… Si no hubiese perdido mi vuelo, no habría hecho esa pregunta… y si no la hubiera hecho, no habría descubierto algo que me pareció asombroso: los hoteles cápsula del aeropuerto de Narita en Tokio, que muestro abajo en un video.
Ensanchar nuestro espectro de experiencias y hacernos descubrir nuevas realidades nos ayuda a ser seres más creativos, que pueden pensar cosas diferentes, que no se conforman con una sola manera de hacer las cosas, de sentir, de vivir… Y de una sociedad con personas así, surgen mejores líderes, que nos muestran, cual espejo, lo que llevamos dentro…
Todo viaje hacia afuera es, en realidad, un viaje hacia adentro. Y es una excusa para volver a nosotros mismos…”

Gracias por escucharme y leerme en este espacio 🙂

¿Ustedes también tienen dromomanía? ¿A dónde les gustaría irse esta vez?

Versión en ingles:

 

Compartir
Artículo anteriorENTREVISTA A JAVIER GILABERT EN LA PRESENTACIÓN DE SU LIBRO “POEAMARIO”
Artículo siguienteTravelling and sharing
Alejandra de Picciotto
Alejandra de Picciotto, cuyo pseudónimo literario es Alura, es una nómade del Cielo. Nacida en una pequeña localidad del oeste suburbano de Buenos Aires, en Argentina, actualmente se desempeña como Auxiliar de Vuelo, aunque su primera carrera fue como Docente, Profesora de Inglés, que sigue ejerciendo simultáneamente de distintas formas. También es Coach, escritora y bloggera en www.aluratravels.com . Cuando no está volando, está tratando de cumplir sueños en la tierra, porque tiene la gran convicción de que los sueños se han hecho para cumplirse. "Amo las historias de sueños cumplidos" :)

4 Comentarios

  1. Yo soy adicta también, pero no tengo la posibilidad de viajar tanto como quisiera, aunque paso a paso voy logrando conocer algunos de los lugares acá en Argentina o en el exterior. Me identifico con tus sensaciones y experiencias viajeras. A mi lo que me sucede es que estamos en un país cualquiera y es un pequeño mundito…es decir ves noticias de aca por lo menos en la tele, y salís y ves que hay otras realidades y mundos, creencias, costumbres Y SOBRE TODO IDIOMAS, LENGUAS. y me pasó las veces que fui a Brasil, sentirme rara el solo hecho de que solo en tres horas de vuelo tenía que manejarme en portugués para pedir un transfer, o comprar. No se, me encantó y me gustaría saber hablar muy bien las lenguas que me interesan, me interesan muchas. I have a flair for languages, I love them all. pero estudiar todas sería imposible. También en mis momentos de angustias siento que quiero expresarme en muchos idiomas (será porque creo que quizás tendré la posibilidad que alguien me escuche en cualquier lengua) jajaja.

  2. Me gustaría irme a cualquier lugar que me proponga y que se lograré como hasta ahora y recompensa por tantas angustias 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here