Un niño, un nombre

0
272

Has pensado ¿Por qué todas las personas tienen nombres y apellidos? Es algo tan natural, que nunca pensamos en ello, pero ¿Qué sucedería si quisieras hablar de tus amigos o familiares, y ellos no tuvieran un nombre? o incluso, hablar de ti mismo o presentarte en la escuela o en un grupo ¿Y no tuvieras un nombre para identificarte?

«En una época muy… muy lejana, había un país llamado “Sin”, en el que vivían miles de personas muy peculiares. Su piel era de un color amarillo brillante, tenían los ojos grandes, la boca pequeña, y los cabellos totalmente blancos. Pero en “Sin” había un problema, ya que ninguno de sus habitantes tenía nombres, ni apellidos. Y un día sucedió algo inesperado. Hubo un gran remolino que comenzó a llevarse a todos sus habitantes de una ciudad a otra, y los dispersó por todas las ciudades, de modo que cuando el remolino se acabó, cada sinana y sinano notó que no encontraba a su familia. Se miraban unos a otros, y solo preguntaban ¿Mamá? ¿Papá? ¿Hijo? ¿Abuela? No tenían un nombre y un apellido para empezar a buscarse. Entonces aunque se miraban por la televisión y las fotos del periódico, no podían saber a quién buscaban. Si daban la descripción física de sus familiares tan solo lograban confundirse con otros ciudadanos. Nada resultaba, y cada vez era más difícil volver a reunirse con sus familias. Entonces el presidente de “Sin” decretó que cada vez que naciera un bebé debía dársele un nombre escogido por su mamá y su papá, y fue así que los sinanitas tuvieron nombres, y fueron muy felices, pues podían diferenciarse entre ellos, y saber a qué familia pertenecían»

Así como en “Sin”, en cada uno de los 194 países del mundo, existe el derecho a tener un nombre, el cual se le debe dar a cada niño y niña al nacer. Además, se le debe colocar el apellido de sus padres. De esta manera, el niño estará identificado y diferenciado entre los demás ciudadanos, y formará parte de la sociedad. Los padres son quienes tienen la obligación de llevar al recién nacido ante el registro del Estado y reportar su nombre, apellido y fecha de nacimiento. Tener un nombre y un apellido hace que cuentes ante el mundo como un individuo. Solo así puedes beneficiarte de los otros derechos fundamentales que tienes como niño y, ciudadano de tu país.

Pregúntales a tus padres porque decidieron elegir el hermoso nombre que tienes. Seguro te encantará saberlo.

Compartir
Artículo anteriorMESAS VACÍAS III
Artículo siguienteUNA CUOTA DE ARTE
Jhoanna Bolivar
Venezolana. Se cuestiona todo, y prefiere mirar el mundo de cabeza. Su pasión es la escritura creativa, y en su Blog Literario "Mundo Relatos" deja que su pluma escriba cuentos y relatos bajo el seudónimo Janna Bolriv.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here