Mi último día en Hanoi, Vietnam

1
311

Hoy te traigo una nota un tanto didáctica sobre una experiencia educativa que tuve en un viaje que realicé este año 2017 por Asia.

Dicen que cuando vamos de viaje el tiempo no se mide en horas ni en fechas sino por experiencias, y tu vida se transforma en “el día que…”. Ese fue “el día que aprendí sobre un ritual vietnamita”. Y te lo muestro, por primera vez en mi sección, con un pequeño video que filmé en ese momento.

Uno de mis destinos fue Hanói, en Vietnam… Cuando viajo, me encanta elegir lugares lejanos a mi tierra, porque la cultura es muy distinta y me obliga a aprender cosas nuevas, a salir de mi zona de confort y a mirar el mundo de otra manera muy diferente… En este vídeo se puede ver una celebración, que se realiza en cada cambio de año y de estación en Vietnam: en ella, según me explicó amablemente una de las organizadoras que me invitó a entrar a mí y a mis amigos cuando nos observó curiosos desde fuera, se agradece al rey y a la reina y se les pide buena fortuna para la nueva etapa, con mucho entusiasmo. Debajo del vídeo se puede continuar leyendo una descripción que realicé en aquel entonces:

Según pudimos entender, ésta es una celebración vietnamita que se realiza en cada cambio de año y de estación: se agradece al Rey y a la Reina y se les pide buena fortuna para la nueva etapa, con mucho entusiasmo. Visten y maquillan a una mujer, con muchos colores llamativos, en escena, la adornan, y luego ella baila mientras los demás aprecian la celebración y tocan panderetas, cantan y rezan (vi una señora en postura de rezar con vehemencia, como rogando mejor suerte en el nuevo período). Comen unos panquecitos dulces de coco que convidan a los asistentes. También regalan "dinero de la suerte", que creo que es de fantasía. Me resultó muy interesante la experiencia porque, si bien no comparto estas creencias que desconocía, es algo que me pareció hasta mágico. Además, tuvieron la apertura, cuando nos vieron, de invitarnos a participar y explicarnos de qué se trataba todo y qué significado tenía 🙂

A post shared by Alejandra de Picciotto (@aledepicciotto) on

Cuando presencié esa ceremonia, sentí una sensación muy positiva: no comparto las mismas creencias – que, de hecho, desconocía totalmente en su conceptualización – ,pero sentí que había algo de magia en todo este ritual, tan lleno de significado para un pueblo. Y si para este pueblo tiene una gran importancia, ejerce, seguramente, mucha influencia en sus vidas… Sentí que si yo lo creía, probablemente afectaría mi vida también de una buena manera. Y me pareció muy grato que, más allá de todo, los deseos expresados sean buenos.

¿Qué te inspiran los rituales? ¿Qué ceremonias hay en tu cultura? ¿Qué creencias tienes acerca de la prosperidad y cómo la generas?

Cuéntanos en los comentarios y comparte con tus amigos para que más almas viajeras nos cuenten de sus experiencias enriquecedoras.

¡Hasta el próximo artículo! ¡Un abrazo de viajera!

 

Compartir
Artículo anteriorLa alfombra marroquí autentica.
Artículo siguienteEl género no define las oportunidades
Alejandra de Picciotto
Alejandra de Picciotto, cuyo pseudónimo literario es Alura, es una nómade del Cielo. Nacida en una pequeña localidad del oeste suburbano de Buenos Aires, en Argentina, actualmente se desempeña como Auxiliar de Vuelo, aunque su primera carrera fue como Docente, Profesora de Inglés, que sigue ejerciendo simultáneamente de distintas formas. También es Coach, escritora y bloggera en www.aluratravels.com . Cuando no está volando, está tratando de cumplir sueños en la tierra, porque tiene la gran convicción de que los sueños se han hecho para cumplirse. "Amo las historias de sueños cumplidos" :)

1 Comentario

  1. mIRA que interesante, claro me imagino cuando participas de estos rituales la magia se apodera de todos los allí presentes. No sé si tengo rituales más que los católicos,aunque siempre fui muy cuestinadora de la religión católica, es como en definitiva creo en todas…jajaja, porque creo que todas deben llevar al hombre a actos buenos y relfexivos. Pero cuando mi mamá enfermó empecé a rezar a Dios, santos y vírgenes, no me considero religiosa, pero hoy por hoy encuentro tranquilidad cuando pido a algunas vírgenes santos y Dios, el añopasado que fue un año muy difícil para mi me pasé todo el año así. Todos los rituales me parecen hermosos de cualquier religión o creencia.

    En cuanto a la prosperidad, no se si la genero concientemente, aunque a veces la tormenta sucumbe y pareces tambalear, siempre creo que en mi vida pude ir haciendo lo que quise cuando lo tuve claro, en ese aspecto me siento próspera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here