Mi tour por Gangnam, Seúl, Corea del Sur

0
99

El tour por Gangnam que hice el día 11/09/17 recorre diferentes puntos de atractivo turístico que hacen concluir, como dice el blog https://elpachinko.com/viajes-corea/que-ver-en-seul-gangnam-style/, que “el verdadero Gangnam style de Seúl es un cóctel de edificios vanguardistas, gente guapa que viste a la última, aderezado con un poco de taekwondo y un sedante en forma de templo budista”.

Vi de cerca el “Lotte World Theme Park”, el “Lotte World Premium Tower”, el Complejo de Deportes de Seúl, y bajé para ver el Parque Olímpico y la Compañía de Entretenimiento de K-Pop “JYP” que es donde se forman las estrellas del mundo del K-Pop que más me gustan 🙂 (quién diría que en un edificio tan chico que pasa desapercibido firman sus contratos celebridades tan importantes, al menos para los que conocemos de ese mundillo, famoso aquí y en Japón especialmente)

Cuando fui al templo Bongeunsa vi mucha gente, de diferentes estilos (personas que parecían relajadas, otras que asistían de traje y corbata como si vinieran en un recreo del trabajo), que, según interpreté por sus gestos, venían a agradecer y pedir, ya que juntaban sus manos haciendo una reverencia, y en algunos casos tiraban monedas si había una fuente con una estatuilla de un Buda allí, y en ese momento me pregunté qué estarían pidiendo, qué estarían agradeciendo y qué es lo importante para ellos.

Muchos psicólogos y especialistas dicen que todos los seres humanos, sin importar su cultura, credo, religión o zona geográfica, buscan la felicidad a su manera, y todo lo que hacen es, en primera o en última instancia, para conseguirla. Otros dicen que, en realidad, lo que buscamos es más bien darle un sentido y un significado a nuestra vida.

Eso sí es más subjetivo y, seguramente, sí debe estar condicionado por el lugar donde nacimos, los valores que recibimos, nuestra cultura, y miles de otros factores.

Entonces me pregunté qué podría ser importante para estas personas, qué sentirán al pedir y agradecer y qué opinan de la vida y el mundo.
En lo personal, suelo tratar de recordar que algún día me voy a morir. No sé cuándo, y a veces creo que sería bueno saber aproximadamente la fecha (aunque no los detalles) como para poder organizarme y hacer todo lo que quiero hacer antes de despedirme de este mundo. Tengo varios deseos que cumplir y que implican muchos riesgos y, si supiera cuánto me queda de vida, podría saber aproximadamente cuándo tratar de tomar esos riesgos y de qué manera. Pero eso no es una opción, y aún si viniera un “adivino” a decirlo, tampoco sabría si creerle. Así que simplemente vivo como la mayoría de los mortales, sin saber cuándo será ese momento pero con la única certeza de que alguna vez llegará. Mientras tanto, hago lo que puedo con las herramientas que tengo en el momento y tomando decisiones en base a la información que me va llegando, y si algo sale mal porque no supe el futuro, afronto las consecuencias… Así es la vida y en eso consiste. Y también ese es su encanto.

En el templo reafirmé, una vez más, que viajar es mi misión en la vida para poder aprender cosas que en mi metro cuadrado con lo que ya conozco no puedo, para poder ganar habilidades que me ayuden a resolver conflictos por los desafíos permanentes que viajar a otros lugares implica, así como compartir las ideas que me surgen de esa experiencia, que pueden ayudar a otros, porque muchas veces las ideas pueden sanar el mundo de alguien, y algunas palabras, escuchadas o leídas en el momento indicado, también (así me pasó muchas veces). En el camino, si fuera posible, también quisiera poder colaborar en que el resto del mundo pueda viajar también y se enriquezca, porque un mundo con gente que crece y aprende es un mundo más feliz. Y ganamos todos.

¿Qué es lo que más te importa en la vida? ¿Cuál es tu misión? Si supieras que dentro de poco ya no estarás en este mundo, ¿qué cosas te gustaría hacer?

Cuéntanos en los comentarios: quizás haya algo en lo que pueda ayudar 🙂

 

Compartir
Artículo anteriorPsicópatas a nuestro alredor
Artículo siguienteCulture shock
Alejandra de Picciotto
Alejandra de Picciotto, cuyo pseudónimo literario es Alura, es una nómade del Cielo. Nacida en una pequeña localidad del oeste suburbano de Buenos Aires, en Argentina, actualmente se desempeña como Auxiliar de Vuelo, aunque su primera carrera fue como Docente, Profesora de Inglés, que sigue ejerciendo simultáneamente de distintas formas. También es Coach, escritora y bloggera en www.aluratravels.com . Cuando no está volando, está tratando de cumplir sueños en la tierra, porque tiene la gran convicción de que los sueños se han hecho para cumplirse. "Amo las historias de sueños cumplidos" :)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here