Tengo otros principios

0
1120

Me ha sorprendido las declaraciones de la primer ministro del Reino Unido, Theresa May, cuando acosada porla prensa y la oposición, ha prometido -para no perder votos- que si es necesario cambiar las leyes sobre Derechos Humanos, lo hará para luchar contra el terrorismo.

Es decir, aprovechando una crisis mundial, donde han muerto miles de personas y en el fondo originada por los desniveles de los países desarrollados y la explotación a la que se ven sometidos los países del sur del planeta, piensa cambiar su legislación sobre Derechos Humanos a su antojo, esto me recuerda la famosa frase de Marx (Groucho no Karl) y que los políticos han demostrado como cierta en multitud de ocasiones: “Estos son mis principios, si no le gustan… tengo otros”.

Si hay que cambiar la legislación sobre Derechos Humanos, se cambia; si algún artículo de las leyes básicas -Constitución- estorba para los fines gubernamentales, pues se cambia; no ocurre nada, todo sea por la paz, la defensa de la vida, el mantenimiento del sistema… del nuestro claro; que hay personas muriendo de hambre y sed, que miles de seres tienen que escapar de la esclavitud, la explotación, de leyes que permiten la ablación, el lapidamiento, la ejecución sin juicios, pues no pasa nada, se les cierra las puertas, se ponen muros y alambradas y se les condena a muerte.

El principio de solidaridad, de igualdad humana, los principios que todos los países democráticos firmaron si hay que cambiarlos para proteger a Europa y EE. UU pues se hace y nadie se echa las manos a la cabeza, y lo más asombroso, la ONU calla. La ONU no se pronuncia ante esta barbaridad.

¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué permitimos aún sabiendo que nos mienten, que esto ocurra? la sol.ución no pasa por recortar libertades conseguidas a base de lucha, ni en cambiar los Derechos Humanos, sino en plantear soluciones igualitarias reales, no parches llevando camiones de comida, sino sembrando; eliminando la explotación laboral que las grandes empresas ejercen en los países del tercer mundo; creando unas condiciones igualitarias que permitan que los habitantes de estos países vivan con dignidad.

Da igual que seas Musulmán o Cristiano, tus principios religiosos tiene el respeto a la vida como bandera; da igual que seas de izquierdas o de derechas (Liberal o Conservador) tus ideales buscan la igualdad social y la protección de la persona; da igual el color de tu piel; la persona está por encima de todo; reitero lo dicho en otras ocasiones: Basta Ya; en ti está el impedir que este genocidio continúe. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here