Sexo para nosotras

0
215

Que deseamos?

Aunque cada persona es un mundo y cada mujer es un universo, todas confluimos en cuestiones y contamos con gustos similares en muchas cosas; el sexo no está fuera de esos gustos genéricos, al menos en algunos puntos básicos.
Este es un artículo para todos, nosotras tenemos la obligación de decirle a nuestra pareja lo que nos gusta y ellos en darnos placer: quid pro quo. Siempre y cuando deseemos que las relaciones sexuales sean satisfactorias en nuestra relación… o relaciones.
Posturas, preámbulos, sorpresas, gemidos, sexo oral, “manualidades”, música, fragancias… un
mundo con técnicas que podéis ir conjugando y adaptando a vuestras tendencias y gustos. Háblale de la última vez que tomó la iniciativa, de aquello que hicisteis, lo que llevaba puesto, como olía; un mensaje lleno de sensualidad salpicado de erotismo y cuéntale lo que gozaste en cada momento, haciendo hincapié con aquello que más disfrutaste… haciéndole.
Sorpréndala: ¿se está duchando?¿escribiendo¿ ¿Leyendo? Besa su oreja, acaríciale el cuello, susúrrale al oído que la deseas. No subestimes el elemento sorpresa; no permitas que el sexo sea algo rutinario, aléjalo de la cama y del sábado noche y aprovecha ese viaje en coche para hacer la compra y en el parking acaríciala impúdicamente.
Las caricias son fundamentales, aunque la penetración es importante y cuando nos ponemos encima el roce de ambos cuerpos nos excita, que nos acaricien el clítoris provoca que lleguemos al orgasmo con más intensidad.
Las mujeres respondemos a las imágenes sexuales igual que los hombres, haz que se vea de forma diferente, sensual, provocadora, excitante; hazle ver que te atrae y gusta físicamente; una buena idea es en el baño o frente al espejo del dormitorio ir desnudándola suavemente, poco a poco a la vez que le cuentas entre susurros lo que te apasiona su cuerpo.
Olores: ¿has probado a impregnar la cama con tú aftershave? ¿Has cambiado de perfume o desodorante? ¿por qué no te pones aquel que llevabas la primera vez que hicisteis el amor? Recuérdale aquel momento, haz que su subconsciente recuerde aquel momento y tú atractivo sexual inicial; los olores activan los recuerdos más vívidos y evocados. Situaciones que toda mujer queremos recrear.
No seas agresivo con las preguntas, pregúntale una sola vez si le ha gustado, si insistes le parecerás inseguro, pero una vez le demostrarás que le importas y le darás libertad para decirte qué es lo que le pone.
Para el sexo oral no seas una vaca lamiendo con toda la lengua, utiliza una parte, un lado o la parte inferior, es mucho más estimulante, también puedes introducir un dedo para provocar una sensación más intensa.
Los primeros centímetros de la vagina son los más sensibles, céntrate en esa parte con nueve penetraciones superficiales seguidas de una muy profunda.
Para acelerar el orgasmo, introduce los dedos corazón e índice mientras le estimulas el clítoris alternando el pulgar y la lengua.
¿Una curiosidad? Dormid boca abajo. Un estudio de la revista Dreaming observó que la probabilidad de tener sueños de contenido sexual aumenta si la persona duerme boca abajo con los brazos por encima de la cabeza….. igual te despiertas a las cuatro de la mañana con ganas de repetir.
Retrasa la eyaculación: las mujeres necesitamos más tiempos que los hombres para tener un orgasmo, si embistes hacia abajo el movimiento presiona la uretra y retrasa la eyaculación.
Como regla fundamental: sorpresa. Sorpréndela. No hay algo más excitante para una mujer que una sorpresa, que salir de la rutina, trabaja el placer, utiliza tú fantasía, lee, aprende y prepárale algo exclusivo para ella y recuerda que el placer es mutuo, cuanto más goce ella, más gozaras tú.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here