RSC… Una nueva ventana para las empresas responsables

0
100

Actualmente, la importancia de la responsabilidad social corporativa (RSC) de las empresas se ha expandido por el mundo. Es un concepto que se ha convertido en un tema de votación esencial en las reflexiones para la regulación de la mundialización.
La RSC se apoya en su carácter voluntario y la contingencia del número y de la importancia relativa de las partes interesadas. La mejora de la clase salarial necesita la cooperación y la coordinación entre los diferentes interventores en la acción de la responsabilidad social de las empresas. Según Carroll (1979), el término de responsabilidad social corporativa es “el conjunto de las obligaciones que la empresa tiene frente a la sociedad englobando las categorías económicas, legales, éticas y discrecionales”.Una empresa que tiene una política de responsabilidad social, tiene en cuenta no solo la rentabilidad para sus socios económicos, sino también las rentabilidades sociales. De hecho, ser socialmente responsable significa invertir en el capital humano y el entorno medioambiental. 
La integración de la RSC en la estrategia de la empresa se impone progresivamente como una responsabilidad nueva para responder a las propuestas del siglo XXI. Comprometerse en este paso implica que la empresa haga una adaptación de sus prácticas de gestión. Así, también para ella es una oportunidad estructurada de acciones que le permite controlar y dominar sus costes a la vez que satisfacer mejor a sus clientes. Además de innovar y motivar al personal en una nueva dinámica de trabajo mejorando su imagen hacia las partes interesadas.

El impacto de la RSC sobre la empresa es muy positivo ya que le permite de una manera u otra cuidar su imagen, estar más presente en su entorno y ser valorizada en relación a otras empresas existentes, ya sea en el mercado o para planificar un futuro más certero. 
“Entre otros factores al nivel de empresa, se encuentran el diálogo social y de buenas relaciones de trabajo, de prácticas fuertes de desarrollo de los recursos humanos, las condiciones de trabajo, la productividad, los salarios y la división y reparto de los beneficios, la responsabilidad social corporativa y la gobernanza de empresa. Además, un cierto número de otros factores contribuye dando forma a un entorno favorable. Paz y estabilidad política, buena gobernanza, respeto de los derechos humanos y de las normas internacionales del trabajo, la cultura empresarial, las políticas económicas fuertes, la competencia leal, el acceso a los servicios financieros, las infraestructuras físicas y tecnológicas, la educación y la formación, y la viabilidad medioambiental son factores que generalmente se consideran esenciales para la promoción de empresas sostenibles”, afirma Michael Henriques, Director del Departamento de Creación y Desarrollo de Empleos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here