Este es una continuación del anterior articulo: https://revistaloa.com/elecciones-del-2-diciembre-reflexion-las-causas/, donde se hacía una reflexión sobre las causas que llevaron a los resultados de las elecciones andaluzas el pasado 2 de Diciembre. En este articulo, se hará una reflexión sobre las consecuencias que han tenido estas elecciones.

 

Primero, debo recordar algunos puntos del articulo anterior, junto a alguno nuevo, que nos ayudarán a entender mejor la situación.
  • Un tardío renacer de la monarquía parlamentaria (representativa) española, tras la muerte de Francisco Franco, en la que el pensamiento centrifugo de la sociedad quedó reflejada en las elecciones del 15 de Julio de 1977, donde los partidos moderados resultaron claros vencedores, El PSOE logró 118 diputados; y UCD 165; dejando a los partidos mas radicales con una menor representación: El Partido Comunista obtuvo 20 diputados y la Alianza Popular solo 16. Esta tendencia al centro se vería reflejada también en el momento que el PSOE adoptó los postulados socialdemocratas de mano de Felipe Gonzalez, obteniendo una aplastante victoria en las elecciones.

 

  • La crisis mundial de principios de esta década, tratada más a fondo en el anterior articulo, con las que surgirían populismos, y que en España resultaría con la muerte del bipartidismo y el surgimiento y/o empoderamiento de nuevos partidos: Podemos, Ciudadanos y Vox; siendo el primero y el tercero, partidos con ideologías más radicales, contrastando con el panorama moderado del momento.

 

  • El choque entre nacionalismos en una sociedad que avanza hacia el libre mercado global. En nuestro caso, es entre el nacionalismo catalán y el nacionalismo español. Sobra decir que los nacionalismos unen a las gentes de una misma patria y las separan del resto, consideradas inferiores. Siendo claros, en Andalucía mucha gente vive preocupada por la unidad de España.

 

  • La falta de representación política en la Izquierda Andaluza, que influyó en un 41.35% de abstenciones. Cansados de 40 años de hegemonía socialista y desencantados de Podemos; muchos votantes de izquierdas, decidieron no votar.

Los resultados, por las razones que sean, fueron los que fueron. Y a mucha gente, no le gustó. Este cambio radical de paradigma político alimentó una marea de gente que inundó las calles de las ciudades andaluzas.

CRÓNICA DEL 3D

Mi objetivo es hablar sobre lo ocurrido los días posteriores, sin bulos, difamaciones o mentiras, desde la perspectiva de una persona que estuvo allí y vivió lo acontecido, escribiendo con la mayor objetividad que mi subjetividad humana me permita.

La manifestación no tenía líderes aparentes ni ninguna coordinación. No había sindicatos o partidos al frente de esta marea de gente, cosa que complico de sobremanera la labor de la policía, que hizo malabares para tratar de manejar el tráfico, perpleja ante esta improvisada situación. Debido a esto, lxs manifestantes pudieron avanzar respaldadas en cánticos contra el fascismo: «¡Aquí están lxs antisfascistas!» .

Este estandarte reunió una gran cantidad de personas de múltiples ideologías que se podían ver reflejadas en muchas de las banderas allí presentes. Desde la estelada andaluza a la catalana, pasando por todo tipo de colectivos e ideologías que no tenían mucho parecido entre si, pero que ese día avanzaban como una sola contra el fascismo. (Considero «fascista» cualquier gobierno tiránico autocrático que no respete los derechos humanos.)

Recogidas, Camino de Ronda, Villarejo, Caleta, Gran Vía… La policía no podía manejar ni dirigir una masa de gente que avanzaba sin rumbo ni lideres. Tras regresar al punto de partida, se produjo una sentada, cortando el tráfico de una de las arterias principales de Granada. Se hizo balance, se vio que la respuesta fue similar en otras ciudades andaluzas y debido al caos, se convoco una asamblea a la tarde siguiente y se valoró la posibilidad de pasar la noche de acampada en la puerta del ayuntamiento, para evitar la desarticulación del movimiento antifascista que se estaba gestando entre la juventud andaluza.

Aprovechando la situación se formaron diferentes grupos de trabajo para empezar a cubrir una variedad de labores en pos de alzar un campamento esa misma noche, con suficiente comida para aguantar un par de días. Todas las personas allí presentes colaboraban de forma horizontal en pos de estos objetivos, aportando de una manera u otra. A la hora de dormir, en tiendas o sobre cartones, se sentía una llama de esperanza en la noche mas oscura.

La mañana siguiente comenzó temprano y con frío. Esto había espantado a multitud de gente, disminuyendo el tamaño del campamento a un par de docenas de personas. Aprovechando el incipiente sol y la ausencia de policía, el reducido grupo de gente comenzó a trabajar su identidad, de manera asamblearia horizontal, plasmando los principios que se iban planteando en los cartones que fueron el principal material de construcción. Los medios de comunicación también se comenzaron a interesar por aquellos remanentes del 15M acampados en la Plaza de la Gracia. Para variar, cada uno de ellos dio una versión manipulada acorde a su subjetividades, de manera muy superficial.

En esas primeras asambleas definitorias se decidió el modo de organización horizontal, un objetivo a largo plazo, que consistía en detener la entrada de Vox al parlamento, una logistica y algunas etiquetas ideológicas necesarias. Anti-homofobe, anti-xenofobe, anti-racista, anti-machista, transfeminista, autodefensive…

Sobre las 11 de la mañana, la policía trató de negociar de manera amistosa a los allí apostados, y aun comprendiendo su trabajo, sus motivaciones y su posición; no puedo evitar pensar que la estrategia de la policía fue un chantaje, ofreciendo nada a cambio de todo, con la intención de desarmar progresivamente el campamento y disipar a la resistencia allí apostada. Dieron una hora en la que se aprovecho para llamar a mas gente; juntar tiendas, comida y cartones y finalmente formar un cordón alrededor.

Dados los avisos, los medios acudieron a grabar lo que pudiera ocurrir, algunos con actitudes tan deplorables como buscar a los individuos que mas encajaran con el perfil de perroflauta, para encajar el movimiento con Podemos. A esas horas, el movimiento aun no había alcanzando interés político de nadie externo a la gente involucrada. De todas formas, esto sirvió para que la policía no tirara el campamento y este aguantara hasta la asamblea convocada la noche anterior.

Es interesante resaltar que aunque algunas personas se acercaron con las intenciones de molestar, discutir, agredir o buscar cualquier tipo de conflicto, se decidió a mano alzada no hacer caso de estos provocadores.

La asamblea fue un caos en el mejor y el peor de los sentidos de la palabra. Acudió muchísima gente, ocupando toda la plaza, y ahora si, representantes de partidos, sindicatos con un discurso político premeditado que trataron de hacerse con el movimiento como quien roba un caramelo a un niño. En el otro extremo, estaba la gente quienes megáfono en la mano, solo lo usaban para alimentar su ego, con un discurso redundante, absurdo, fuera de tono o del tema tratado, que no hacían avanzar la asamblea en ninguna dirección.

Ante esta redundancia en el discurso o falta de avance en los puntos a discutir, se improviso un sistema de comunicación gestual silencioso que serviría para dar feedback a la persona que hablara. Agitar las manos, alzando los brazos vendría a connotar un aplauso silencioso; Cruzar los brazos frente a la cabeza en forma de cruz, un NO y hacer el movimiento de una rueda con las manos a la altura del pecho, un TE REPITES.

Se puso a debate todo lo acordado durante la mañana y se buscaron soluciones a la situación, desde un planteamiento horizontal, en el que cada persona podía dar su opinión libremente, respetando unos turnos.

Pero, con el chute de ego que da un megáfono, esta horizontalidad fue mucho mas complicada de llevar, por mucho que las coordinadoras hicieran la mejor labor que pudieran. Procedo a citar unos versos que escribí durante esta asamblea, a modo de observación:

Veo mucha gente…

Veo colectivos con un discurso preparado,

que apela a la indivisión, con postulados y axiomas populistas,

y pienso: «¿Es esta mi revolución?»

Veo medios que buscan gente idealista,

qué dan pie, a que la gente de a pie se ría

y pienso: «¿Es esta mi revolución?»

Veo a idiotas enaltecidos con delirios de grandeza,

que sutilmente tejen redes de redes de poder

y pienso: «¿Es esta mi revolución?»

…Veo mucha gente aquí…

Albert Limón a.k.a Limoncello

Con tanta gente, la cosa fluyó de tal manera que se formaron dos grupos. Uno que se quería quedar organizando las comisiones de barrio, llamemosles asamblearios y otro que buscaba manifestarse y cambiar las cosas con acción directa en las calles, a quienes denominaremos reaccionarios. El enfrentamiento entre ambos grupos por mantener una unidad de actuación y pensamiento, se resolvió cuando cada persona tuvo libertad de hacer lo que quisiese y los dos grupos se partieron pudiendo operar correctamente cada uno en su campo.

A la vuelta triunfal de otra improvisada manifestación a la Plaza de Gracia, esperaba el grupo asambleario, con las comisiones ya organizadas y separadas para comenzar a actuar las posteriores semanas. Estas comisiones buscarían tener una labor social y pedagógica con el fin de actuar de manera directa en los distintos barrios.

Esa madrugada, el grupo fue lo suficientemente reducido como para que las fuerzas de seguridad pudieran finalmente desalojar la poca gente que se quedo una segunda noche.

CONCLUSIÓN: 

Este movimiento se trató de catalogar y desprestigiar por diferentes medios de comunicación, quienes con ahinco lo trataron de asociar con Podemos, o con el 15M; o peor aun, escribieron bulos sobre violencia en las manifestaciones, usando pruebas falsas y otros tipos de desinformación. En realidad, creo que este movimiento ha sido otro paso en la eterno aprendizaje de la izquierda, ya que no fue el 15M ni por asomo, pero tampoco quería serlo. Aunque si es cierto que algunas cosas ha aprendido de anteriores movimientos sociales, pero esta vez, había diferente contexto, diferentes objetivos y diferente método.

Se llegaron a varias conclusiones novedosas, como que el sistema «»democrático»» no funciona, si este respalda el fascismo. O que la ansiada cura para la sociedad reside en la educación, en buscar nuevas formas pedagógicas que aboguen por el pensamiento crítico, por la inteligencia emocional e interpersonal y con diferentes competencias a ser evaluadas, centrándose en el individuo como persona en una sociedad igualitaria.

De esta manera, la gente estaría preparada para crear nuevas maneras políticas, donde los ciudadanos puedan participar de una manera activa y puedan elegir en el devenir de su vidas con conocimiento de causa, y que dejen atrás un desfasado parlamentarismo que nunca ha funcionado bien.

«Granada será la tumba del fascismo»

(Fotografías de @crzdfotografia, @Davidl0c ?, @pepberenguer, @dcasasola_@ElSalto_And@Sara__Ammari y mias: @el_limoncello)

Compartir
Artículo anteriorDignidad de la persona con discapacidades
Artículo siguiente… Y YO EL PRIMERO
Albert Limon
- Jefe de redacción de Revista LOA - Alquimista de la palabra - Futuro graduado en Estudios Ingleses -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here