La violencia de género sigue siendo una de las violaciones de los derechos más extendida que sigue existiendo actualmente. Una de las causas de que esto siga así es de la impunidad de la que disfrutan los agresores además del silencio de las víctimas provocado por el miedo a que su agresor vuelva.

Esta violencia se manifiesta de manera física, sexual y psicológica con lo que eso incluye a la violencia ejercida por un compañero sentimental, ya sea el feminicidio, la violencia física o psicológica o la violación conyugal. También incluye a la violencia sexual y al acoso, a la trata de seres humanos, la mutilación genital y el matrimonio infantil.

Cierto es que todas estamos en riesgo de sufrir algún tipo de esta violencia, pero hay una parte de la sociedad que es más vulnerable. Este grupo está formado por las que se identifican dentro del colectivo LGTBIQ+, las mujeres migrantes y refugiadas, las que tienen alguna discapacidad, las que viven con el virus del VIH, las que viven una crisis humanitaria, las más mayores y las mujeres y niñas que pertenecen a pueblos indígenas o minorías étnicas.

Así que este lunes, 25 de noviembre hago un llamamiento a todas las mujeres para que chillemos por las que ya no tienen voz, por las que siguen silenciadas por el miedo, por las que han salido y porque a cualquiera nos puede pasar.

Todas tenemos nuestros motivos, acabemos ya con esto.

Nos vemos en las calles compañeras.

 

Compartir
Artículo anteriorAbrazos
Artículo siguienteCiudades con espinas
Blanca Olivares
- Jefa de redaccción de Revista LOA - Filóloga francesa -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here