Ya veíamos venir esta polémica con todo este tema del mal llamado “PIN Parental” desde hace tiempo, pero es que ahora ha explotado a los medios nacionales más importantes. Partidos que hasta entonces se han mantenido callados, han empezado a abrir la boca y a confesar sus diversas posturas al respecto. Todo esto ya no solo abarca las charlas contra la LGTBIfobia, sino que, además, ha empezado a salpicar temas como charlas contra la violencia de género o de educación sexual, que dejaría de estar dentro del currículo obligatorio escolar en la educación obligatoria.

Lo más rocambolesco y absurdo es, como no, la opinión de los “promotores” de esta idea. Santiago Abascal no ha tenido otra cosa que decir que quieren “proteger a los niños de los contenidos sexuales que se están dando a los niños de 0 a 6 años. No se les tiene que enseñar ningún tipo de juego erótico como se está haciendo en algunos lugares”. Para empezar, la idea de enseñar juegos eróticos a menores de esa edad me parece, cuanto menos, chocante. Después te puedes llegar a escandalizar pensando en qué tipo de colegio habría ido este señor, o a qué colegio van sus hijos para que piense que eso es lo normal en los centros educativos a nivel nacional. Las redes sociales, como casi siempre, ya se han lanzado a hacer todo tipo de bromas con este tema:

¡Y seguimos para bingo! Para justificar esas críticas a cómo estaría dispuesto el contenido que un niño tiene derecho a recibir, la cuenta de Twitter de VOX ha estado difundiendo imágenes sobre esos supuestas charlas y talleres, que posteriormente se han demostrado que son completamente falsas y pertenecen a performances artísticas o a clases universitarias, por citar dos ejemplos. Iván Espinosa de los Monteros, en una conexión con un programa de Televisión Española, toreó la pregunta sobre los motivos de los bulos y, además, habla de que ese “PIN” afectaría solamente a aquellos padres que no quieren que a sus hijos se les informe de ese tipo de contenido. Afirmó que, si unos padres dan el consentimiento expreso para que su hijo atienda a estas charlas, no habría ningún problema o traba para que puedan escucharlas.

Pablo Casado, que no se podía quedar atrás, también ha querido entrar al trapo apoyando esta idea del veto. Según él, todo esto ya lo llevaba proponiendo el Partido Popular durante bastantes años, terminando un discurso con que había que “proteger a nuestros hijos”. El diario El Mundo recogió hace unos días que todo este asunto, además, está provocando una brecha en el PP entre Casado y otros dirigentes autonómicos, que evitan entrar en polémicas, o incluso, rechazar la medida. Por el contrario, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha dado un plazo de un mes al Gobierno de Murcia, liderado por el PP, para que retire esta escandalosa medida y dé un paso atrás ya que, si desobedecen, podrían recurrir a los tribunales

El pasado día 23, las fundaciones Arcópoli y la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales organizaron una manifestación en la famosísima plaza Pedro Zerolo en Chueca, a la cual acudieron alrededor de medio millar de personas, rechazando la aceptación de esta medida tan controvertida, defendiendo que el alumnado nacional pueda recibir educación en defensa del colectivo LGTBI con o sin consentimiento. Creen que los niños homosexuales, bisexuales o transexuales tienen el derecho a escuchar ese tipo de contenido para no provocar problemas a corto, medio o largo plazo, como el rechazo a uno mismo.

¿Mi opinión? Como todo, te lo van a ir vendiendo como algo positivo y que no implicaría tanto caos como se está provocando. Están intentando bajar la tensión con comentarios como los de Espinosa de los Monteros que he comentado antes, para que el público en general, incluso los que empezaron criticando esta medida, la deje pasar e, incluso, empezar a aceptarla. Sin embargo, el miedo está en que no se quede solo ahí y que sea un paso antes de que eliminen definitivamente este tipo de contenidos en los colegios. Se justifican en el “son mis niños y hago lo que quiero con mis niños”, pero se olvidan de que, cuando sean mayores, serán personas independientes dentro de una sociedad que no tiene porqué aguantar personas con comportamientos que esperamos dejar atrás dentro de poco tiempo. Y como dije en el artículo anterior, si tu hijo o hija escucha ese tipo de información, no la estás “corrompiendo” ni nada por el estilo. Todo lo contrario: le estás dando el valor y la normalidad suficiente para que, el día de mañana, se atreva a dar un paso que haga que su vida sea un poco más feliz.

Para despedirme hasta la próxima, recomiendo muchísimo leer este artículo de La Vanguardia que habla justamente de los niños, que son los principales protagonistas de toda esta historia, e intenta arrojar un poco de luz sobre todo este tema de «¿Los niños son propiedad de los padres?». A ver si a algunos les queda claro…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here