Mesas Vacias II

0
124

Pero he dicho que me mantuve dos años sin tomar absolutamente nada de gluten ¿Qué sucedió después de los dos años? Pues que volví a comer gluten, una o dos veces por semana y en pequeñas cantidades, en situaciones sociales. No parecía pasar nada y esto solucionaba el tema de las mesas vacías. Hasta que, hace unos meses volví a sentirme cansada, me costaba más comer, el síndrome del colon irritable volvió, me apareció una erupción en las axilas y comencé con dolores de cabeza de nuevo. Y como había pasado por una época muy estresante, yo misma me contesté aquello que me habían enseñado:- es que los nervios son muy malos. Es lo que tienen las dolencias que son invisibles, que cuesta reconocerlas aun por aquellos que las sufrimos. Y volví a dejar el gluten y ahora vuelvo a estar en periodo de sanación. A veces cuesta olvidar la inercia que impone una sociedad, pero compensa el esfuerzo.

Entiendo que, para los que lean este artículo será difícil entender de qué estoy hablando, pues el pan es un alimento que va envuelto de un halo saludable difícil de discutir. El trigo, los cereales en general, permitieron históricamente a los humanos abandonar las tribus nómadas y asentarse. Pasaron de ser cazadores a agricultores con los cereales de base. Jesucristo repartió panes y peces entre la gente hambrienta y aquí estoy yo diciendo que es un veneno lento pero efectivo. Permítanme que argumente mi historia real con hechos.

El trigo es una planta mutada desde su origen. Fue creada a partir de la hibridación de la hierba salvaje y la pequeña espelta. Posteriormente, con la industrialización, siguió transformándose para aumentar su productividad. Así, lo que en origen era diploide (2 conjuntos de 7 cromosomas) ahora es tetraploide o hexaploide (según si es trigo duro o blando) lo cual supone 28 y 42 cromosomas. El maíz, la cebada, el centeno, la avena y el mijo han sufrido la misma suerte en lo que a mutaciones se refiere, solo el arroz mantiene su estructura cromosómica de origen.

¿En qué nos afecta esto a nosotros? Pues en que las enzimas digestivas no reconocen los cereales mutados y, en muchos casos, reaccionan en contra. De la gravedad de esta reacción se deriva la clasificación que se hace de los enfermos por gluten entre:

 

  • celíacos
  • intolerantes o alérgicos al gluten
  • sensibles al gluten no celíacos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here