Marca en mí

como un golpe seco

de amor

despidiéndose

 

Te vas, pero te quedas

resonando,

y tu marca me hace libre

de este largo exilio;

 

Esta carne

sin ventanas

abandonada en la avenida.

 

Ahora bebo

en la vieja fuente

de tu cuerpo cálido

el recuerdo del agua clara

 

y cuando descanso

bajo la sombra de un olmo

cansado de ser feliz

me pregunto si allí fuera

podré seguir con el ritmo del mundo.

 

Este paisaje se deshoja

como una flor moribunda:

otoño o lenta despedida;

ya no puedes más

 

En una barca de plata te espero

allí donde no existe el tiempo.

 

Nenúfares, Pintura de Claude Monet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here