¿Existe tal cosa como la verdad?

Durante siglos los seres humanos nos hemos preguntado si existe tal concepto. Una verdad absoluta, que ninguna persona pudiera negar. Existen cientos, si no miles de libros y ensayos escritos desde Spinoza hasta Habermas, que cuestionan, reflexionan y ahondan en la búsqueda de dicha verdad. ¿Pero qué es la verdad?

No es mi campo de trabajo buscar una definición metafísica para la verdad, vamos a operar en el terreno de lo cotidiano y a escala de calle. ¿Y qué mejor que el revuelto contexto que estamos viviendo en varios lugares del mundo en estos días?

Sucede algo. Son hechos, objetivos. Lo que ha pasado, es lo que ha pasado. ¿Es esa la verdad?… No, ni mucho menos. La visión que el espectador de dichos hechos tenga, depende de muchos factores: el estado anímico, la educación recibida, el contexto tanto cultural como familiar, entre otros muchos.
Una vez el cerebro filtra por su prisma único y personal dichos hechos, los asimila. Seguidamente, los gestiona, con el objetivo de formar un juicio o un pensamiento sobre ellos. A partir de ahí, con los esquemas mentales ya montados, el individuo puede formular su propia versión de los hechos, basándose en su juicio crítico o en factores externos que hayan influenciado su subjetividad personal.

Vamos a ejemplificar: Chile. Hace poco más de una semana, Sebastián Piñera, actual presidente del país, anunció que iba a subir el precio del transporte público algo más. El pueblo se levantó tras anunciarse esta medida.

A partir de ese momento comienzan a surgir noticias firmadas por medios de comunicación afines al gobierno. “Terroristas anti sistema se apoderan de las calles por medio de la violencia.”

 

Pero, este otro titular nos cuenta. “El pueblo se une contra el tirano que oprime y devasta nuestra nación” está denotando los mismos hechos, es igual de válido que el anterior titular. Aunque esta vez, hay un enfoque distinto en cómo nos presentan esos hechos.

Mientras que el primer titular connota inestabilidad e inseguridad debido a las revueltas, el segundo titular connota cierta ética en dicha revolución. ¿Y cual de ellas es verdad? Ninguna y ambas a la vez.

Son diferentes interpretaciones de los mismos hechos. Basándonos en esas interpretaciones, a las imágenes que forman en nuestra cabeza. Construyendo sobre la base de nuestras maneras, modo e intención a la hora de comunicar. Esto nos deja ver claramente que la verdad no existe (ni es objetiva), sino que se construye (desde la subjetividad). A esto también se le llama posverdad.

¿Entonces cómo podemos informarnos de lo que pasa en el mundo? ¿Vamos a estar siempre sujetos a las distintas interpretaciones que los medios nos quieran regurgitar? Si y no.

Hay versiones más coherentes con los hechos y versiones que menos. Debemos informarnos sobre quien maneja los medios de comunicación para poder saber a que intereses sirven. En nuestro país, debido a los conflictos en Cataluñaa han salido a la luz varias imágenes que nos sirven para ver a quienes sirven nuestros medios de comunicación nacionales.

Todos están sujetos a intereses externos, como se puede ver, aunque en esta imagen se obvie la gran mayoría de los inversores involucrados.

Personalmente, creo que la mejor manera de comprender un contexto sociocultural no es mediante los medios de comunicación, si no mediante el arte creado bajo dicho contexto. Siempre digo que la mejor manera de comprender la crisis de identidad nacional ante la caída del Imperio Español es leer poesía de la Generación del 98. La manera de comprender aquellos gloriosos años 20 en Estados Unidos, es leyendo El Gran Gatsby. Y así podríamos seguir con cada periodo y paradigma de la historia.

El arte es la máxima forma de expresión humana. Como cualquier otro discurso, está sujeto a la subjetividad de la persona que se exprese. Pero lo que tiene de especial, es que el arte es la manera más cercana de empatizar con la realidad que dicha gente vivía. Mucho más que cualquier artículo o programa de TV.

Volviendo a Chile, a sus calles podemos observar el arte creado antes y durante el conflicto que a día de hoy se sigue viviendo el país andino.

ElBrun – Hasta Cuando

De estos temas podemos deducir que la situación era insostenible bastante antes de que Piñera subiera el precio del transporte público por muchos motivos ya. Solo faltaba una gota que colmara el vaso, que fue la que inició todo y la que más se ha conocido a nivel internacional.

Fuente: https://twitter.com/chile_desperto/status/1185929618391490561

Durante el conflicto, el gobierno ha tratado de criminalizar el movimiento popular, usando los medios de comunicación que están a su servicio.

www.gob.cl

También algunos medios nacionales dieron su versión de lo sucedido.

www.elmundo.es

Sin embargo, entre pruebas recopiladas por civiles chilenos, nos encontramos con otra realidad.

  • Entrevista ignorada:
  • Militares organizan el saqueo a un supermercado:

 

 

 

 

  • Violencia militar injustificada:

 

 

 

 

Fuente: Videos censurados por medios chilenos, cedidos y recopilados por personas locales.

¿No os parece gracioso que no coincida en absoluto la información divulgada por el gobierno y lo que podemos encontrar en la calle?

Es cierto que mientras no estemos allí y no lo veamos con nuestros propios ojos, no podremos más que vislumbrar espejismos y reflejos de lo que allí acontezca, pero es nuestra responsabilidad elegir críticamente la lente que usaremos para informarnos.

Por mi parte, tras hablar con mis amistades al otro lado del charco y pasar esta semana recopilando información, videos, arte, bulos y demás material; solo puedo decir que mi corazón está con el pueblo chileno, ahora más unido que nunca, por mucho que los titiriteros traten de imponernos su visión.

Ilustraciones: El Cometa Ludo

http://www.facebook.com/ludoelcometa

 

Compartir
Artículo anteriorContra las cuerdas del pasado
Artículo siguienteEl gilipollas de Schrödinger
Albert Limon
- Jefe de redacción de Revista LOA - Alquimista de la palabra - Futuro graduado en Estudios Ingleses -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here