¿Aún recordáis el placer de una charla con amigas mientras tomabais un café?

Esas interminables tardes de confidencias en que las mujeres nos poníamos al día de todas nuestras anécdotas, relaciones, problemas, preocupaciones, alegrías……

¿Cuánto hace desde la última vez que eso sucedió?

En mi caso, mucho.

Sin embargo, y a pesar de eso, se lo que mis amigas comieron este domingo, donde lo comieron, que tiempo hacia…… Solo me ha hecho falta mirar sus fotos colgadas en Facebook de las típicas paellas domingueras.

Las redes sociales y el exceso de ocupaciones de la vida actual, nos han convertido en amigas virtuales, de hecho, tengo más amigas en la red que fuera de ella pero, ¿eso me satisface?. La verdad es que no.

Echo de menos sentarme en una terraza a tomar café, mirar a los ojos a la persona que tengo delante, sonreir con su sonrisa, emocionarme con sus sentimientos, vamos sentir la vida en vez de vivirla como en “El Show de Truman”.

Abogo por volver atrás, por retomar viejas costumbres y por dedicar todo ese tiempo que perdemos haciendo fotos, para luego colgarlas, a atesorar momentos de realidad compartida.

 

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. No hay nada parecido a sentarse frente a alguien y reconocer todos sus sentimientos por su expresión facial. Yo me pregunto: ¿por qué queremos mostrar tanta felicidad vía las redes sociales? ¿Qué beneficio sacamos de ello?

  2. Creo que las amistades de verdad son pocas. Es más entrañable que nos diga un amigo como se siente frente a frente. Lo demás es escaparate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here