Doscientos catorce, según la nueva autoridad de la Junta de Andalucía, van a tener que abonar por varias sentencias desfavorables. Una buena cifra, con tal que no se quede como los ERES o como las listas de espera… Pero, para más “inri”, una cifra que podía haberse ahorrado, que da más coraje. Porque la han sumado la mala administración y la soberbia. A ver: dos partidas alimentan una deuda de la que esos millones sólo son remanente de otros 548, lo que hace 762 millones en los últimos tres años. Con eso y lo que Espadas es capaz de enterrar en el tranvía, podría hacerse una línea de metro. (Lo sabemos, Espadas es alcalde, lo otro es de la Junta. Y ahora de otro partido. Pero los impuestos de dónde todo sale, son los mismos, las espaldas que los generan, las mismas. Y las declaraciones y el IVA, también). Va a haber que enseñarles a sumar.Eso es lo que les falta a los políticos. Lo contrario de restar, que de eso sí que saben más de la cuenta.

Las indemnizaciones se escurren por dos caminos. Primero, los sobrecostes de obras públicas, inexplicable salida de las constructoras para cobrar más, o mucho más de lo contratado. Puede ser el dichoso y consabido “poyáque…” o no, pero al final pagamos nosotros. Siempre. O se paga el sobrecoste, o el sobrecoste con juicio e intereses. Hay que ser menos soberbios y saber cuando es necesario ceder, que la “trampa” sube cada día. Claro, también hay que ser menos soberbios para saber cómo se plantea el concurso, como se ajusta el contrato, para que la empresa no se equivoque en el precio y no haya sobrecoste. No sería mala idea. Incluso si para ello fuera preciso cambiar la legislación, que hasta ahí no llegamos, ni es cosa nuestra. No todo va a ser darles ideas para aumentar el trabajo de las máquinas de destrucción de documentos. En ultimo extremo, si un proyecto merece el reajuste de precio, por imprevistos o subida de costos imprevisibles, tendría que ser la empresa quien razone, demuestre y convenza. Lo importante es evitar presupuestos a la baja, que luego quedarán “equilibrados” antes de terminar la obra.

El otro camino es no creerse dioses, que es una convicción muy peligrosa. Para los demás, y a veces también para el creído, aunque debería ser al revés, o sólo para el creído. Lamentable es que la Administración sólo pague tras el paso por el Juzgado, con el correspondiente encarecimiento del pago y costo del proceso, ambas cosas a cargo del presupuesto, es decir, del inocente contribuyente, a cuyo lomo se carga todo, sin compasión.Y habría que preguntarse si también sin dignidad. Es sólo una pregunta. Lo cierto es que cuando la Administración se niega a escuchar, cosa demasiado frecuente, hace sufrir directamente a algún ciudadano, o ciudadana. Y atenta contra el bolsillo de todos.Espeluzmante es el caso de la mujer que seguía sin cobrar, años después de varias sentencias a su favor, para morir a consecuencia de los trastornos sufridos. Cuando estos desafueros suceden, siempre hay uno, una o más culpables. Por endiosamiento. Por creer que la Administración y sus representantes están por encima del común de los mortales. Esto se acabará cuando lo que el ciudadano paga sin ser culpable -multas, costos de abogados y juicios e intereses-, vayan a cargo de los o las culpables. Que es muy cómodo equivocarse y exigir a los demás lo que no se exigen a sí mismos. (Y mismas).

El PP está sacando a la luz lo que ya sabíamos y más. Pero más de lo real, también. Harían bien en abandonar la prestidigitación, porque ellos tienen mucho que callar. Que beneficiar a una energética con un almacén de gas en Doñana, nos va a costar 358 millones más. Y no los va a pagar ni el partido, ni los miembros del gobierno que aprobó el capricho de la gasística. Que aquí pagamos impuestos para beneficiar a las grandes empresas y cotizamos para que los bancos compren bancos y cajas. Y para que después de destinar al rescate el dinero de las pensiones, como si los pensionistas actuales no hubieran cotizado, no se avergüencen al decir “los actuales cotizantes están pagando su pensión a los mayores”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here