La necesidad de Educar en libertad

0
466

El nacimiento de un niño o una niña es motivo de alegría para muchas familias, pero tras esos primeros momentos de felicidad empiezan las dudas y los miedos respecto al futuro. Una de las más comunes es como van a educar a ese niño o niña.

Cada uno se imagina un futuro distinto para sus hijos o hijas, marcado por expectativas. En este mundo cambiante y convulso, es necesaria una educación holística, tanto en casa como en las instituciones, cargada de valores y fundamentado en la libertad, la tolerancia y el respeto. Esto suena idílico en el papel y complicado en la realidad, pero ¿Qué supone no educar a alguien para que sea libre?

Este podría ser el origen de muchos de los problemas de nuestra sociedad, cuando la educación no es la apropiada se observan muchos problemas, no solo asociados al fracaso escolar y profesional del individuo, si no con un desarrollo incompleto. Cuando, por ejemplo, educamos a una persona sin valores, tendremos posiblemente un alumno sin valores y si este fallo en la educación no es corregido en el colegio o demás instituciones, nos encontraremos a un adulto que en muchos aspectos no es libre. Un adulto al que de niño no se le ha enseñado valores como el respeto, puede acabar siendo una persona que desprecia al resto de la sociedad, no en su conjunto o a una parte. Si no enseñamos que la diversidad sexual es algo normal y que no debemos juzgar a las personas por ello, crearemos adultos homófonos. Si no dejamos claro que el color de piel, el idioma, la clase social, la raza o la etnia no nos hacen diferente, crearemos racistas convencidos. Si no dejamos que nuestro hijo tome sus propias decisiones crearemos mentes vacías

Esta educación también tiene que ver con que se enseña y cómo se enseña a un niño en las aulas, si el docente que lo acompaña durante su desarrollo no ha recibido una educación holística, puede transmitir las carencias de su educación a la próxima generación. Esto parece menos problemático de lo que es en realidad, de manera esporádica saltan noticias en prensa o en redes sociales de profesores que hacen comentarios en sus clases fuera de lugar. Por ejemplo, el profesor qué comento a una de sus alumnas que dejar de llevar escote a su clase, porque eso le distraía a él y a sus compañeros varones, e incluso, llegó a referirse a ella con palabras denigrantes.  Aunque estos son casos más exagerados y menos cotidianos no quiere decir que los profesores no tengan pequeñas taras que pueden transmitir, aunque en las facultades se intenta enseñar a los futuros docentes a ser personas completas y respetuosas, no siempre se consigue.

Está claro que nadie es perfecto y no pedimos a nadie algo que es imposible, pero sí que tenemos que intentar que la sociedad avance. Una posible solución puede ser crear asignaturas en las que se desarrolle la dimensión social y personal del alumno para crear futuros adultos capaces de expresarse y pensar por ellos mismos, que no se deja engañar. Crear ávidos lectores y habilidosos profesionales que en un futuro sean capaces de ser libres.

Nadie dice que esto vaya a ser fácil, pero es completamente necesario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here