El género no define las oportunidades

0
1640

Teresa y Sebastián son hermanos; ella tiene siete años de edad y él ocho. Cuando llegan a casa, después de la escuela, su mamá le dice a Teresa que la ayude a cocinar la cena y lavar los platos, en cambio, a Sebastián no le pide ayuda y lo deja que se vaya a jugar, o a ver televisión. Luego Teresa pone la mesa junto con su mamá, y cuando está lista la comida llama a su papá y a su hermano para comer todos juntos ¿Has visto una situación similar a esta en tu hogar? Esto a Teresa muchas veces le entristece y se pregunta por qué ni su hermano, ni su papá cooperan.
Sebastián por su parte, cuando eso sucede, ya no dice nada porque al principio cuando quiso colaborar cortando el pan o exprimiendo las naranjas, su mamá le dijo que cocinar no era para hombres, y lo mando a salirse de la cocina.


¿Qué piensas tú de estas diferencias que se hacen entre niñas y niños? ¿Crees que hay tareas, actividades o deportes específicos para las niñas y otros diferentes para los niños?
Las tareas de la casa deben ser compartidas entre todos por el bien de la convivencia familiar, y no hay roles específicos para nenas y otros para varones. Las niñas pueden jugar fútbol, saltar la cuerda y tocar guitarra eléctrica, y los niños pueden cocinar, hacer la cama o pintar si les gusta hacerlo, tienen habilidades y se sienten felices haciéndolo. Los hombres pueden cuidar bebés y ser cocineros, y las mujeres pueden ser electricistas, arquitectas o cambiar una bombilla.
Todos tenemos la capacidad para hacer las mismas cosas.
La Convención sobre los Derechos del Niño (niñas y niños) establece que no debe existir discriminación de género, es decir, que no se le debe prohibir a nadie hacer una actividad por el hecho de ser del sexo femenino o del sexo masculino. ¿Has escuchado decir que el rosa es de niñas y el azul de niños? Pues eso es falso, no hay colores de niñas y colores de niños, ni deportes que son solo para varones, ni actitudes que son solo de chicas. Además cuando seas mayor podrás decidir que profesión quieres ejercer, y no hay ninguna que sea solo para hombres o solo para mujeres.
Ahora que Teresa, Sebastián y sus padres conocieron acerca de este importante derecho, Sebastián colaboran en la casa fregando los platos, y su papá barre la casa y algunas veces prepara una deliciosa pasta con carne. Su mamá ahora está menos cansada porque no tiene tantos trabajos en casa, puede nadar en la piscina y tiene tiempo para la jardinería.
Así como estos dos hermanitos se sentían tristes al ser discriminados, también suele pasar en la escuela, parque y sociedad en general, y nosotros debemos erradicar la discriminación, valorando a todos como iguales sin distinguir su género, permitiendo que ejerzan diferentes roles en la sociedad con igualdad de oportunidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here