España, Cataluña y la guerra por el referéndum

0
116

Septiembre de 2017, los días se acortan, las noches crecen, las temperaturas bajan y falta menos de una semana para el 1 de octubre. El referéndum catalán es un tema candente, se trata en cada casa, en cada clase, en los medios, en las administraciones, en el extranjero, en todas partes. Pero ¿realmente tenemos una visión general de esta guerra?

Cabe destacar que este conflicto, tal y como está sucediendo es más representativo del Antiguo Régimen y las peleas de los campesinos con señores feudales que de un estado democrático. En el campo de batalla ambos bandos están listos en la parte derecha tenemos al gobierno del estado español, que no admite disputas. En la parte izquierda del campo de batalla el Govern de Catalunya, inflexible en sus exigencias y objetivos.

El movimiento que más destaca (en ambos bandos por igual), por ser el más representativo, es la nada democrática. El gobierno se ha desentendido del problema hasta el último minuto y aunque la ley y los tribunales decretan que lo que pretende hacer Cataluña es ilegal, eso no debería impedir el diálogo democrático entre ambas partes. Gran parte de este conflicto se debe a la incapacidad de mantener una conversación constructiva e inclusiva, que incluya no solo al partido del gobierno. El Govern tampoco se libra de culpa en este silencio democrático porque, aunque han “intentado” un acercamiento, este era más de cara a la galería que con un interés real.

También es verdad que el presidente del Govern ha caído en muchas contradicciones que perjudican su causa, por ejemplo, su voto en contra en 2014 al referéndum de autodeterminación en Kurdistan

Lo que ambos bandos han olvidado mientras luchaban sangrientamente por alcanzar una victoria incompleta es que no hay nada honroso en la guerra. Con las armas que usan uno contra otro, ninguno va a ganar. Con la actitud del Gobierno es el Govern el que gana, si no le dejan hacer el referéndum solo refuerzan la imagen de un gobierno intransigente y autoritario. Por otra parte, el Govern se contradice sobre si va a hacer una declaración unilateral de independencia, no informa a los ciudadanos de los verdaderos riesgos de salir de España y de Europa, no ofrece garantías sobre el referéndum…

Y mientras ambos bandos se dedican a acusarse y entorpecerse, el único que sufre es el pueblo al que dicen representar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here