ENTREVISTA A JAVIER GILABERT EN LA PRESENTACIÓN DE SU LIBRO “POEAMARIO”

0
446

La redacción de esta revista tuvo la oportunidad de acudir a la presentación de la primera obra de Javier Gilabert, Poeamario y poder entrevistar a su autor.

  Todo lo recaudado del libro va destinado para el Fondo Ave Mariano.  ¿Es necesario en la poesía, en la literatura de hoy en día, ese fondo social, el compromiso social con la gente?

-Yo creo que la poesía es compromiso social; por eso, desligarla… al gusto de cada uno.  ¿Obligatoriamente? No tiene por qué, no tiene por qué serlo; es mi opinión y creo que ambas están muy ligadas entre sí.

 ¿Crees que se ha perdido un poco estos años este compromiso literario con la sociedad?

-La verdad es que no soy consciente, no tengo la seguridad de que esto haya sucedido. Yo no sigo demasiado la poesía actual, pero por lo que veo los poetas, por ejemplo, de Granada – y hoy en día son muchos-, están al cabo de todas estas cosas. Así que creo que en esta nueva generación existe un verdadero compromiso. Desconozco qué sucede con la gente que lleva más tiempo, pues lo cierto es que no los sigo demasiado. De los que conozco ahora un poquito más, como es  el caso de Fernando Jaén, dicho compromiso se hace patente.

 Se está hablando actualmente de una nueva gran generación de poetas españoles que huyen de etiquetas pero que tienen un gran valor literario, ¿te consideras dentro de esta nueva generación o seria etiquetarte?

No, pero no por no etiquetarme; yo todavía no me considero nada. Es mi primera obra, la primera vez que publico algo. Por lo tanto me parece –no se trata de falsa modestia; es como lo creo- que no me puedo ni etiquetar siquiera como poeta todavía. Eso corresponde a los lectores. Te comento: esta historia ha surgido de la mano de la finalidad social que tiene el proyecto, así que posiblemente sin esta circunstancia no sé si habría tardado más en publicar, o si habría publicado siquiera. Por lo tanto, no me puedo considerar nada; dejo eso a los demás.

 Y a la par que esta generación de poetas que estamos teniendo, tenemos también una generación de youtubers, blogueros, que publican libros de poesía, si se puede considerar literatura, en mi opinión personal, es más un elemento de merchandaising para su público y editorial.

-Opino que depende de la calidad de lo que publiquen. Sí, lo cierto es que algunos tienen escritos de calidad, pero evidentemente ahí hay en juego un factor de publicidad y de apoyo de esas redes sociales que utilizan qué bueno, va a depender mucho de cada caso. Yo tengo que leer a alguien para saber si me gusta o no, porque es que de eso se trata la poesía: o te llega o no te llega. Por lo tanto, si esa gente escribe bien por qué no utilizar los medios que tiene a su alcance para darla a conocer. De hecho, yo me valgo en gran medida de las redes sociales para promocionar el proyecto de PoeAmario, no mi libro. Me cuesta mucho trabajo desligar las dos cosas. Yo utilizo las redes a tope. Y eso es lo que está haciendo que se haya agotado la primera edición y que la segunda vaya por buen camino.

 Está muy de moda hoy en día el relato corto, se publican un montón, ¿se debe esto a la falta de tiempo de la sociedad, y a la vida frenética que llevamos? ¿Debemos agradecer a Twitter este micro relato con los 140 caracteres?

– Es muy posible, estaba pensando exactamente eso; Twitter ha hecho mucho daño o mucho bien, según se mire. Porque tú lees Twitter y hay genialidades, verdaderas obras de arte, frases que son alucinantes. Entonces sí. Ciertamente todo lo intentamos acortar, hacerlo rápido y que llegue pronto. De todas formas, yo lo que pienso es que, para escribir una novela en condiciones, hay que saber escribir, que tener método… No se puede escribir una novela y ¡hala! Eso sí, hay relatos cortos tan bien escritos que son verdaderas joyas. Yo no me veo capaz.

 Hablando ya de tu obra, de Poeamario ¿qué se siente en un día como hoy, en  que ve la luz después de tanto tiempo trabajando en ello?

– Hay un montón de sentimientos encontrados. Por un lado, es alucinante, increíble lo que se está moviendo. Me proporciona una satisfacción impresionante; por otro, escribir poesía… No sé bien, qué sentirán los demás, pero al fin y al cabo se trata exponerte, “ enseñar el culo”. Por eso da un poquito de pudor. Por otra parte, estoy un poco nervioso, porque yo no soy orador y no estoy acostumbrado a estos eventos. Soy maestro, hablo con los padres sin problema, hablo con los niños, pero ponerme ante un público que no sé cómo será de generoso, pues me pone bastante nervioso.

Retos futuros, posibles publicaciones.

– Pues, ¿por qué no? Quiero decir que Poeamario ha salido de lo que yo tenía “de fondo de armario”, pero lo cierto es que ahora paso por una etapa más creativa y estoy  algo más animado a escribir. Sin embargo en mi caso hay un problema: el tiempo; todo va a depender mucho del tiempo del que disponga. Puedo adelantarte que empiezan a salir cosillas. Hace unas semanas te habría contestado que no, pero en estos momentos la respuesta es un “quizás”.

 

Compartir
Artículo anteriorDesdramatizando la discapacidad
Artículo siguienteViajar y compartirlo
Jairo Martin
Jairo Martín nacido en Valladolid, España en 1992. Cursó estudios de filología hispánica en la Universidad de Valladolid. Es profesor de español como lengua extranjera y escritor por obligación. "Es la pluma intrépida quien me obliga a emborronar de sueños páginas en blanco". Viajero infatigable en busca de nuevas aventuras, culturas y defensor de los derechos humanos y la justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here