El pasado mes de septiembre esta revista tuvo la oportunidad de entrevistar al director de la Mezquita Mayor de Granada Bashir Castiñeira, En la cual respondió a todas nuestras preguntas.

la entrevista a continuación:

 

Hoy en día parece que el islam como religión está en boca de todos, no lo está por buena fama sino por todo lo contrario. ¿No sería bueno dar una imagen más abierta y explicar a los que no conocen esta religión cómo funciona y cuáles son sus fundamentos?

 Claro, nosotros estamos en ello y en eso trabajamos a diario. De hecho, si conocéis la mezquita y habéis subido al jardín, supongo que sí, el jardín mirador es casi una extensión del mirador de San Nicolás en el que estuvo Bill Clinton cuando dijo que era el lugar más bonito del mundo. Es un sitio semipúblico, lo tenemos abierto ocho horas al día y de ese modo, ya damos un servicio a la sociedad. Intentamos tener una trasparencia y una claridad; y enseñar el islam como creemos que es: solidaridad, generosidad, respeto…; y estamos trabajando a diario en ese sentido.

Asimismo, no estamos extremadamente preocupados por justificarnos, o dar una imagen de buenos y de pacifistas porque somos lo que somos, el islam es lo que es. Nosotros vivimos nuestra vida de una forma pacífica, respetamos a nuestros vecinos, a la gente de la sociedad en la que por supuesto, vivimos, las leyes con las que tenemos que convivir; y entonces, cuando ocurre un atentado, como por ejemplo, el del mes pasado en Cataluña, que es una desgracia y es desafortunado desde el punto de vista que se mire, nosotros como no nos sentimos identificados para nada con esos actos, no sentimos la necesidad de justificarnos o pedir disculpas. Por supuesto, lo condenamos, como cualquier otro ciudadano, pero no salimos a intentar convencer a la gente de que somos buenos. Quiero decir, nosotros somos transparentes, creemos que el islam es el camino de vida más adecuado y lo hemos elegido; y somos españoles la mayoría de gente que hay en esta mezquita. Hemos escogido el islam y entonces, estamos convencidos de que es bueno y queremos mostrárselo a la gente e intentamos hacerlo de la manera más abierta posible.

Dentro del islam hay muchas corrientes, ¿a cuál de ellas pertenece?

 En el islam hay cuatro escuelas de pensamiento, cuatro escuelas de jurisprudencia que son las reconocidas desde menos de un siglo después de la muerte del profeta. A partir de ahí, se estableció la primera escuela y la segunda, casi a la vez, y poco después las otras dos. Son cuatro escuelas de jurisprudencia que lo que hacen es interpretar lo que hay en el Corán y las enseñanzas del profeta, y cada una, lógicamente eran de sitios diferentes, de fechas diferentes, y hay pequeñas variaciones o pequeñas diferencias en cosas secundarias como a la hora de hacer la oración, o del ayuno. Simplemente detalles que varían muy levemente. Esas son las cuatro escuelas que hay reconocidas en el islam y todo musulmán debe estar en una de esas cuatro escuelas. Luego hay pensamientos modernistas, que son corrientes que pueden ser más fundamentalistas, extremistas, modernistas…; y eso ya se sale de esas cuatro escuelas tradicionales. Es más, dicen que no hacen falta esas cuatro escuelas, que pueden crear una nueva. Cada uno coge lo que quiere, dicho de otra manera, interpretan la religión como ellos creen, de manera individual.

¿Cuál de estas corrientes es la más extremista en cuanto a sus fundamentos?

 Bueno, la que se hace llamar Salafi, que realmente viene de salaf, es un término que no es adecuado, es un término positivo. Salaf es de las tres primeras generaciones de musulmanes detrás del profeta, ellos se hacen llamar salafís y son conocidos como wahabís también en mucha parte del mundo islámico y occidental. Esta es quizás la tendencia o corriente más extremista y más radical. Es una manera de pensamiento que se sale de las cuatro escuelas tradicionales, y que intenta interpretar el Corán y las enseñanzas del profeta de una manera muy radical y sin el interior, sin la esencia del islam, que es lo que he comentado antes, generosidad, paz, buen trato, respeto, solidaridad. Además apoyan la defensa cuando hace falta, uno se tiene que defender porque es parte de la dignidad, pero no es violencia ni ataque por principio.

Como musulmán en España, ¿se siente discriminado por la población española?

 No, en general no…, yo diría que no. También yo soy musulmán español, si le preguntas a un musulmán inmigrante quizás te dé otra respuesta. Depende de en qué ciudad, en qué barrio vivas… Pero en general no, yo diría que no.

¿Y por las instituciones? No debemos olvidar que España es un estado aconfesional.

 Sí, no directamente o de una manera muy grande pero sí siento que haya cierta discriminación a los musulmanes por parte de las instituciones. No sabía que en la Constitución había un resquicio que diera prioridad al catolicismo, por ello, es inevitable notar que hay cierta preferencia hacia la iglesia católica con respecto al resto de religiones. Además, de que la iglesia católica ya tiene por ejemplo, en el campo económico una ventaja, tiene un patrimonio bestial en España y aun así el gobierno les ayuda. Los musulmanes no tenemos ni la más mínima ayuda económica.

¿Las mezquitas pagan el IBI?

 No, por lo menos la nuestra no, porque es una fundación que yo gestiono, entonces, no paga el IBI.

Muchos españoles cristianos se quejan de que en los países con una mayoría musulmana no se les permite construir iglesias, pero sin embargo, a ustedes se les permite construir mezquitas en el nuestro ¿Es esto cierto? ¿Qué opina al respecto?

 No, no es cierto, yo he vivido en Marruecos y he visto muchas iglesias, muchas. En Tetuán, Tánger, Rabat… Eso depende de en qué país, en qué situaciones, no se puede generalizar. Si es una situación real donde hay una comunidad real, por ejemplo, un país con mayoría musulmana donde haya una comunidad cristiana que es parte de la sociedad y que demanda un lugar de culto, yo sí soy partidario de que se les deje, por supuesto, construir iglesias como se hacía en Al-Ándalus. En los tiempos en que España estaba bajo el gobierno musulmán, había muchísimas iglesias y sinagogas también. Entonces, sí, por supuesto, que soy partidario de que se haga y hay países en los que no se hará, pero creo que no porque no lo permitan las autoridades si no porque no es una necesidad real. En España, por ejemplo, en el caso de Granada que es el que conozco más directamente, hay una comunidad de musulmanes de unas 20.000 personas, que demandaban una mezquita y por eso, se pidió permiso para construir esta mezquita al Albaicín y después de 22 años, que no es una broma, que no fue de un día para otro, desde que se compró el terreno y se inauguró, al fin, se pudo tener una mezquita en Granada. En toda España, sí, hay mezquitas, tampoco es que haya 200 y si hay mezquitas cinco de ellas son salafís que se hicieron a golpe de talonario, donde las autoridades tuvieron un beneficio claro y seguro. La nuestra es la única que está construida por gente de España local y que ya digo, que hubo que hacer un esfuerzo titánico de 22 años hasta que se consiguió tener esta mezquita.

 Como hemos hablado antes de los atentados de Barcelona y Cambrils, estos atentados se hacen supuestamente en nombre de Alá. Sin embargo, mucha gente cree que tienen un tinte más político y bélico que religioso. ¿Crees que se debe más a la invasión de países occidentales en oriente o es un tema exclusivamente religioso?

 No, para nada. No es exclusivamente religioso. Es que esto tiene mucho trasfondo, meterse en los motivos y en las causas de estos atentados es remover mucho. Quiero decir, lo que se ve en la superficie son los actores que son chavales que aunque aparentemente algunos estaban ya integrados en la sociedad, siguen teniendo problemas de identidad heredados incluso de segundas generaciones de inmigrantes con frustraciones, con rencor, con conflictos internos… Esos son los actores, pero los que lo fomentan, lo instigan y están detrás, yo ahí no me voy a meter ni mucho menos lo voy a decir en una entrevista. Cada uno tiene su opinión, pero está claro que hay muchos intereses bélicos, intereses internacionales de muchos tipos y también está claro que esos chavales que llevan a cabo estas atrocidades, les anima o les instiga a llevar a cabo esas cosas el hecho de que haya muchos países en oriente que están siendo devastados por Estados Unidos y otras potencias occidentales.

 ¿Cuál es el significado del yihadismo?

Bueno, eso me lo tendríais que explicar los medios de comunicación occidentales. Es un término que se ha acuñado en occidente. El yihadismo no existe en la lengua árabe ni los musulmanes lo utilizamos nunca. Existe yihad, que es una palabra árabe que se menciona en el Corán, el significado es esfuerzo. Nosotros utilizamos esta palabra como esfuerzo en muchos sentidos, es el esfuerzo que uno hace para combatir su ego, el esfuerzo que uno hace para aprender, para obtener conocimiento, el esfuerzo que hace uno para servir a los demás, el esfuerzo que tienes que hacer cuando haces el ayuno en el ramadán para controlar tus apetitos durante ciertas horas del día… Luego también tiene una connotación que es bélica, es decir, cuando uno tiene que defenderse, como hemos dicho. Toda civilización ha tenido un ejército y ha tenido momentos en los que ha tenido que luchar, a veces para defenderse y otras veces para conquistar.

En el caso de los musulmanes y el islam, en principio la yihad en sentido bélico es para la defensa y tiene unas condiciones muy estrictas y muy rigurosas que, por supuesto, esta gente que comete actos como los atentados, bombas, ataques suicidas no tienen en cuenta ni respetan ninguna de ellas. La primera es no matar a inocentes, así que imagínate. Luego hay otra serie de condiciones: necesita la orden de un emir, debe hacerse sin dañar a mujeres, a niños, y ni siquiera árboles, cuando hay una guerra se intenta no dañar árboles ni a la naturaleza. Bueno esta es otra connotación, pero no se refiere a la primera, ya te digo que hay otras antes con otros significados que son las que utilizamos nosotros más a menudo. El yihadismo se ha cogido de ese sentido del “yihad” como guerra y se ha acuñado ese término que se usa mucho hoy en día.

La policía investiga ahora algunas mezquitas por posibles discursos que incitan al odio. ¿Ha sido testigo de algo así?

 No, sinceramente los imanes se preocupan normalmente de llamar a la esencia del islam que es todo lo que te he mencionado ya varias veces, de la enseñanza, de la religión, del rezo, de la conexión con Dios, con Alá. Cuando es la época del ramadán se preocupan de sus beneficios, del ayuno; como cuando es la época del hajj que es la peregrinación, que acabamos de pasar. Hablar de odio y de ese tipo de discursos yo no lo he presenciado nunca directamente en ninguna mezquita, y te aseguro que he viajado mucho por el mundo musulmán, por mezquitas de Europa. Nunca lo he visto. Es posible que sí lo haya en centros muy pequeños, en barrios periféricos, en guetos, pero no es lo general. No es fácil encontrarse un imán que tenga un discurso radical extremista. Además de que bueno, las autoridades están muy encima de todas las mezquitas y lo tienen todo muy controlado, parece que no, pero el CNI sabe todo lo que pasa en todas las mezquitas, es muy difícil que haya una mezquita en la que no se sepa lo que se dice. En la nuestra, por ejemplo, tenemos una página web abierta en donde cada viernes, después del discurso, se cuelga automáticamente en español porque, entre otras cosas, se da en español, no como en otras mezquitas que se da en árabe o en otros idiomas.

Sobre discursos que incitan al odio, nosotros no hemos emitido nunca nada en ese sentido. Al contrario, siempre que ha habido un atentado lo hemos condenado los primeros, y, sin embargo, sí que hemos recibido, en verdad poco para los 14 años que lleva esta mezquita abierta en los que no hemos tenido ningún ataque, ni ofensa, ni ningún tipo de problema, hasta este mes pasado cuando ocurrió lo de Barcelona que tuvimos un pequeño ataque por un grupo de ultraderechistas, fascistas, que vinieron a insultar, a incriminarnos y a atacarnos con frases de odio. Eso sí fue un ataque con odio.

Creo que, con estas pocas preguntas, podemos dar una imagen más abierta de esta religión a muchos españoles. Para finalizar me gustaría que mandase un mensaje a todos nuestros lectores, lo que usted quiera decirles.

Me gustaría invitar a la gente a que conozca el islam de primera mano y que sepan diferenciar entre el islam y los musulmanes. El islam tiene una esencia y un mensaje, un propósito, que es todo lo que he comentado, pero luego los musulmanes, hay muchos que lo siguen, lo siguen bien, lo interpretan bien y lo hacen correctamente; y hay algunos que están desviados, que lo entienden a su manera, que no cogen todo del islam, cogen solo una parte y otra la dejan. Tienen su propia vida, su propia forma de pensar. Entonces yo invito a los lectores de la revista, a los redactores y a todo al que llegue este mensaje a que conozca a los musulmanes de primera mano, nosotros desde la mezquita mayor de Granada les invitamos a que lo hagan aquí que es lo que tenemos en nuestras manos, lo que podemos manejar y lo que podemos ofrecer. Que visiten la mezquita, que visiten los jardines, que nos pregunten, que pregunten al vigilante cuando lleguen que va a ser un musulmán probablemente español. Hay de varias nacionalidades: uno marroquí, otro chileno, otro mejicano, y también hay varios que son españoles. Asimismo, también pueden preguntar a uno de los imanes, uno español y otro marroquí; a cualquier persona que esté aquí en el centro o a cualquier musulmán que venga a rezar porque hay muchos musulmanes en la zona y vienen a rezar a diario. Todos estaremos encantados de recibirles y de mostrarles el islam de primera mano y responder a cualquier tipo de pregunta o duda que tengan.

¿Son terroristas todos los musulmanes? ¿Representa la Inquisición a todos los cristianos? ¿Son los ultras toda la afición? En qué nos estamos convirtiendo, generalizamos y apuntamos con el dedo, atendemos a las realidades que nos rodean de forma parcial: un titular manipulado en las noticias, un tuit falso o un post de Facebook racista de mentes poco evolucionadas. Tomamos como propias las palabras de otros que en la mayoría de ocasiones ni siquiera sabemos interpretar. Lanzamos  el mensaje, criticamos y generalizamos para así sentirnos parte de la manada, para que no nos encasillen, para no pensar distinto porque lo distinto asusta.

El otro día leí en el Facebook de José Chamizo la frase: “Ojalá que un vendaval de cordura arrastrara todas las banderas”. Y corrijo, ¡Ojalá un vendaval de cultura arrastrara todas las intransigencias!

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorWhat happens to me when I travel
Artículo siguienteLa democracia ha muerto
Jairo Martin
Jairo Martín nacido en Valladolid, España en 1992. Cursó estudios de filología hispánica en la Universidad de Valladolid. Es profesor de español como lengua extranjera y escritor por obligación. "Es la pluma intrépida quien me obliga a emborronar de sueños páginas en blanco". Viajero infatigable en busca de nuevas aventuras, culturas y defensor de los derechos humanos y la justicia.

5 Comentarios

  1. Woah! I’m really enjoying the template/theme of
    this website. It’s simple, yet effective. A lot of times it’s very difficult
    to get that “perfect balance” between user friendliness and
    appearance. I must say you have done a great job with this.
    Additionally, the blog loads extremely quick for me
    on Internet explorer. Superb Blog!

  2. Very nice post. I just stumbled upon your blog and wanted to
    say that I’ve truly enjoyed surfing around your blog posts.

    In any case I will be subscribing to your rss feed and
    I hope you write again soon!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here