A lo largo de la historia de la humanidad, las mujeres hemos sido como un saco de boxeo en el que los hombres descargaban su ira. Por cualquier razón, hemos sido el blanco perfecto al cual insultar, pegar y asesinar. Pero no fue hasta 2003 cuando se empezaron a contabilizar las mujeres que habían sido asesinadas a manos de sus parejas. Desde entonces, han sido más de mil mujeres las asesinadas, aunque antes de ese año, el número es mucho mayor.

 

Pero el peor periodo fue el pasado mes de julio, donde cada dos días, una mujer era asesinada. Y eso ha sido la gota que ha colmado el vaso. Este viernes, 20 de septiembre, se declara la emergencia feminista. Ya no son avisos, ahora es una verdadera emergencia que se acabe con este sistema que nos invisibiliza, que pretende normalizar una situación que no lo es. Cada vez aparecen más casos de acoso, abuso, violación, chantaje, manada, amenazas, pederastia, trata e incluso de padres que asesinan a sus hijas e hijos con tal de causarle el mayor de los sufrimientos a sus madres. No vamos a consentir ningún mes negro más.

 

Además, la justicia deja de ser justa cuando pone en duda las declaraciones de las víctimas puesto que está enviando mensaje claro a las mujeres: se está jugando con nuestra vida y no podemos hacer nada. Basta ya de que el estado anteponga cargos y ministerios a la vida de la mitad de la sociedad, basta de mirar a otro lado. Asimismo, no podemos permitir que tengan espacio ni que tengan poder quienes quieren acabar con nosotras, eso es terrorismo de estado. No tenemos tiempo, no queremos más minutos de silencio. Es ahora o nunca.

 

Es por ello por lo que se ha declarado la emergencia feminista. Porque lo que ha pasado desde siempre, debe acabarse ya. Porque no se debe seguir normalizando una situación de terror en un estado democrático que se comporta como si nada. Porque estamos hartas de no saber si algún día puedes ser la siguiente. Por lo tanto, este viernes 20 de septiembre, a partir de las 20 horas, están convocadas multitudinarias manifestaciones por todo el país. También se cuenta con el apoyo de París, Rosario y algunas ciudades colombianas donde se tomarán las calles con luces violetas.

 

Porque las cuatro locas que hoy gritamos, tenemos la fuerza de las miles de millones de mujeres que una vez quemaron. Porque la noche del 20S será violeta.

Si quieres saber más información sobre los lugares y la hora de las manifestaciones, pincha aquí.

Compartir
Artículo anteriorLos políticos roban
Artículo siguienteLa dulce niña
Blanca Olivares
- Jefa de redaccción de Revista LOA - Filóloga francesa -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here