2016: La fiebre paranoica de los payasos se desata en Estados Unidos. Individuos solitarios salen de sus casas vestidos como verdaderos personajes de terror para asustar a sus vecinos. La moda crece y ya no solo salen por su barrio, sino que se esconden en los  parajes más remotos, algunos incluso con armas. El caos se desata. Hasta que de golpe y porrazo, para. El único rastro que queda de payasos es en fiestas infantiles y Halloween.

4 de Octubre de 2019: Las autoridades advierten del estreno de una película capaz de sumergir a las masas en una ola de violencia. El Joker sale a escena para interpretar su actuación final… ¿o acaso solo es el principio? La realidad es que el FBI no se equivocaba temiendo la llegada de un nuevo payaso, y es que esta película te deja tocado desde los primeros minutos.

Estoy segura de que todos habéis tenido el placer de conocer al Joker, algunos por sus primeras apariciones en los comics de Batman y Robin de 1940, y otros por su estelar papel antagónico en las películas Batman de 1989. Desde entonces advertimos que la historia y personalidad del rey del crimen ha ido cambiando a lo largo del tiempo. En un principio el Joker se presenta como un personaje completamente perturbado que tras una vida de duro trabajo en una fábrica de químicos, acaba cayendo en un pozo con estos productos, tras enterarse de la muerte de su mujer y su primer hijo. De esta forma, el lado más psicótico del personaje aparece para matar sin ton ni son a quién se le ponga por delante. Para los aficionados no es suficiente.

Eso de caerse a un pozo y salir convertido en payaso asesino llega a ser demasiado fantasioso hasta para DC Comics. Pues bien, tras décadas y décadas viendo la historia desde la perspectiva del héroe de la saga, sale a estreno la película que ilusionaría de nuevo a los fans de DC y que intrigaría a todo el público en general ¿Qué se le pasa por la cabeza a nuestro malvado payaso para cometer tales atrocidades? Y sobretodo ¿Quién será capaz de representarlo tras las premiadas actuaciones de Jared Leto y Heath Ledger? Todd Phillips director del largometraje lo tenía claro, ¿quién mejor que un actor atormentado por sus experiencias vitales para representar a uno de los personajes más oscuros y desequilibrados del cine actual? Sin duda la respuesta es el estadounidense Joaquin Phoenix. Un actor hecho así mismo con un gran curriculum por delante, desde sus inicios con películas como Todo por un sueño (To Die For) o su gran actuación en Gladiator. Con esta idea en mente Phillips, junto a su equipo de trabajo compuesto por Scott Silver (guionista), Bradley Cooper y Emma Tillinger Koskoff, entre otros, da vida a la misteriosa historia del nuestro payaso.

La trama se escenifica en la emblemática Gotham City de los 80, donde el vandalismo y la pobreza son el pan de cada día. Pero ahí no queda todo, los vecinos de esta peligrosa ciudad deben lidiar con Thomas Wayne, un hombre que lejos de ser el padre y médico ejemplar que nos hicieron creer, se presenta como un señor de alta clase social con ansias de poder que se presenta a alcalde y que dice ser el único salvador de esta ciudad. En contraposición encontramos a nuestro protagonista Arthur Fleck, un tipo con un extraño trastorno mental que le hace reír en momentos tensos y que además es ignorado y maltratado por la sociedad.
El ritmo de la película se aleja de las formas tradicionales de acción, llegando a tener una trama bastante lenta y detallada. Vemos el día a día de Arthur, su trabajo como payaso y promotor de marcas en la calle que deja como primera escena la paliza que le da un grupo de adolescentes. Sus compañeros de trabajo no se quedan atrás y se ríen de él día tras día. Mientras, el protagonista cuida de su madre, se sienta en el sofá y observa su programa favorito “El Show de Murray”. Será un compañero de trabajo el que ponga en las manos de Fleck por primera vez un arma, que finalmente se ve obligado a usar para protegerse de una terrible paliza en el tren dejando un reguero de tres cuerpos en la estación.

La genialidad de estas escenas no se crea solo por la historia que se cuenta en ellas, sino por la increíble producción, el tono adulto, oscuro y misterioso y la veracidad de la misma. Los sentimientos del actor sobrepasan la pantalla con sus extraños bailes delante del espejo, con los que se libera de toda culpa tras realizar sus crímenes.
Tampoco podemos olvidar la sublime banda sonora escogida para la película, con canciones como That ́s Life de Frank Sinatra o Rock And Roll de Gary Glitter.

Finalmente, y tras descubrir que su madre adoptiva lo desatendió sistemáticamente por problemas mentales y que lo dejo a merced de un novio pedófilo que lo agredió sexualmente en multitud de ocasiones a su corta edad, Arthur decide exterminar a todo aquel que se rio de él. Su locura se empieza a desatar en el nudo de la trama pero no será hasta el asesinato en directo de Murray Franklin cuando la sociedad se alce en nombre del sanguinario payaso y en contra del poder establecido.

¿No os suena esta historia de algo? Los ricos saliéndose con la suya y la sociedad aguantando el tirón hasta llegar a un punto de rebelión absoluta, ¿no es acaso lo que está sucediendo ahora mismo es tantos países del mundo?. Es aquí donde está la belleza de la película; la identificación con el personaje y su historia, aun sin vivir en Gotham y ser un villano de primera somos capaces de vernos atraídos completamente por la historia y no solo eso, sino que empatizamos enteramente con el personaje.
La película ha sido tan seguida en las taquillas internacionales que incluso se habla de un símbolo de protesta global. Creo que pocas son las películas que pueden revolucionar tanto los sentimientos como la mente.

En conclusión y bajo mi punto de vista nos encontramos ante una historia lenta, contada con detalle y esmero que lejos de aburrir al público lo adentra en el universo Gotham, en un halo de emociones inmensurable pasando de la tristeza a la vergüenza, a la risa y la ira, al miedo, al ridículo, al asco. Una experiencia brutal que no a todos nos cala de la misma manera en 122 minutos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here