El Bardo de Avon y el manco de Lepanto

2
414

Realidad o romántica ficción

Son muchos los expertos y no tan expertos que buscan la relación entre los dos grandes
escritores de la época, quizás sea un intento de unir a ambos, una forma desesperada de crear una ilusión, el imaginar que se conocieron y hacer de esta relación una bonita historia literaria.
Las constantes coincidencias en la contemporaneidad de ambos escritores nos incitan a continuar buscando aún más similitudes y resquicios de una posible relación entre ellos.
Pero según algunos expertos no es tan solo una ilusión, según el profesor Brean Hammond, Cervantes ejerció una gran influencia en el último Shakespeare, nos damos cuenta escuchando al profesor de que quizás la tan ansiada relación que buscamos entre ellos, los supuestos encuentros en Valladolid, no sean sino un encuentro en el mundo de las letras.
Un encuentro en el lugar donde las palabras toman forma. Por las malas relaciones entre España e Inglaterra en esos años se cree muy difícil que Shakespeare publicase una obra basada en textos españoles, pero las pruebas están ahí, en el libro de contabilidad del tesorero del rey Jacobo I de Inglaterra (1566-1625) hay dos entradas que hacen referencia a una obra de teatro titulada  Cardenno o Cardenna. Obra la cual fue representada por la compañía de Shakespeare.
El profesor Hammond va más allá y nos muestra otras alusiones o pinceladas de la
inspiración que el Manco de Lepanto ejerció sobre el Bardo de Avon. Esa escurridiza obra desaparecida resolvería el misterio, mostraría si hubo tal relación, si fue una relación de una dirección es decir si Shakespeare por influencia de John Fletcher conoció la obra de Cervantes, o si también Cervantes conoció la obra de Shakespeare.
Estamos bajo mi punto de vista ante una preciosa historia sobre dos genios de la
literatura, que espero con el tiempo se resuelva, y de no hacerlo continuar imaginando
como fue ese posible encuentro entre genios en esa maravillosa ciudad llamada
Valladolid.

 

Compartir
Artículo anteriorMi musa: la cárcel
Artículo siguienteDesarrolla tu creatividad
Jairo Martin
Jairo Martín nacido en Valladolid, España en 1992. Cursó estudios de filología hispánica en la Universidad de Valladolid. Es profesor de español como lengua extranjera y escritor por obligación. "Es la pluma intrépida quien me obliga a emborronar de sueños páginas en blanco". Viajero infatigable en busca de nuevas aventuras, culturas y defensor de los derechos humanos y la justicia.

2 Comentarios

  1. El reinado de Jacobo I fue el único tiempo, después de María I y María Estuardo, en que volvió la amistad entre Castilla e Inglaterra. Jacobo, hijo de María Estuardo (Isabel murió sin descendencia, pues no llegó a casarse), era católico, como las dos María (Tudor y Estuardo), lo que le llevó a revocar la política de Isabel I.

    • Hola a todo el mundo primer comentario que dejo por aquí. Rafael tienes toda la razón en cuanto a la relación entre las instituciones, pero el carácter de disputa entre ambos países se mantiene tanto en artistas, escritores y el pueblo en general. que los dirigentes de un país cambien su relación no indica que lo hagan sus gentes. Un saludo y se agradecen todos los comentarios para seguir mejorando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here