Difícil de explicar

0
248

Sonó la campana y los chavales salieron en manada de las aulas. Roberto, al llegar a la puerta, se detuvo un momento buscando a su abuelo, Julián. La entrada al instituto estaba repleta de coches mal aparcados haciendo cola, cláxones sonando, humo saliendo de los tubos de escape. Lo encontró y fue corriendo hacia él. Este lo esperaba con el aire acondicionado puesto para paliar el calor de un día duro de primavera.

Roberto: ¡Hola, yayo!

Julián: ¡Hola, campeón! ¿Qué tal ha ido el día?

Roberto: ¡Muy bien! Por cierto, felicidades. Hoy es 25 de abril. ¿Cuántos cumples yayo?

Julián: Pues si nací en 1931…

Roberto: Mmmm… ¡70! Madre mía qué mayor. ¿Tú viviste la guerra?

Julián: Claro que sí, hijo. Yo era un poco más joven que tú cuando empezó. ¡Qué años más duros!

Roberto: ¿Y la de Hitler? ¿También la viviste? Hoy la hemos dado en clase.

Julián: Sí hijo, sí. En el ’38 tuvimos que emigrar tu bisabuela y yo a Alemania porque nos estaban buscando. A los rojos nos tenían… bueno ya te lo explicarán en el instituto. Tu bisabuelo estaba en el frente. Al año siguiente, en el ’39 estalló la II Guerra Mundial y mi madre ya había encontrado trabajo como costurera y yo me ganaba algunas pelas como ayudante de zapatero. Teníamos lo suficiente para sobrevivir. Eso sí, menos mal que un compañero de mi madre era uruguayo y nos hizo de traductor en muchas ocasiones, porque el alemán…

Roberto: Raquel, la maestra, dice que Hitler mató a millones de personas porque sí, sin ninguna razón.

Julián: Bueno… digamos que para él era una buena razón.

Roberto: Pero, si todos sabían que se estaba matando mucha gente en los campos de concentración, ¿por qué lo permitían? ¿Qué decía la gente? ¿Hacía vida normal? ¿No se daban cuenta del desastre? ¿Y cómo decidieron que los judíos eran una raza inferior y que había que llevarlos a los campos de concentración? ¿Fue cosa solo de Hitler o era una locura colectiva?

Julián: Bueno, verás…

 

————————————

Sonó la campana y los chavales salieron en manada de las aulas. Vicente, al llegar a la puerta, se detuvo un momento buscando a su abuelo, Roberto. La entrada al instituto estaba repleta de bicis mal aparcadas. Lo encontró, se quitó la máscara anti-polución y fue corriendo hacia él. Este lo esperaba sentado en un banco, con su tándem en el suelo.

Vicente: ¡Hola, yayo!

Roberto: ¡Hola, campeón! ¿Qué tal ha ido el día?

Vicente: ¡Muy bien! Por cierto, felicidades. Hoy es 1 de mayo. ¿Cuántos cumples yayo?

Roberto: Pues si nací en 1989…

Vicente: Mmmm… ¡80! Madre mía qué mayor.  ¿Tú viviste la Gran Crisis?

Roberto: Claro que sí, hijo. Yo era un poco más joven que tú cuando estalló. ¡Qué años más duros!

Vicente: ¿Y la ambiental? ¿También la viviste? Hoy la hemos dado en clase.

Roberto: Sí hijo, sí. Nosotros vivíamos en el campo, en Repletuja, y con la crisis ya no podíamos seguir viviendo de la cosecha, los precios estaban por el suelo. Entonces nos mudamos a la ciudad, a Sevilla. Allí mis padres encontraron unos trabajos para poder sobrevivir. Era alucinante: con unas pocas pelas podías comprarte todo lo que quisieras.

Vicente: Pilar, la maestra, dice que la gente compraba cosas porque sí, sin ninguna necesidad.

Roberto: Bueno… digamos que siempre tenían alguna utilidad, aunque las tiraras al día siguiente.

Vicente: También dice que todo el mundo se llenó de cemento, que los bosques no servían para nada y que había que talar los árboles para construir edificios.

Roberto: Bueno… en realidad las ciudades eran las zonas de mayor progreso económico.

Vicente: ¡Ah! Y que además iban a todos los sitios en coche, aunque fuera a dos manzanas.

Roberto: Bueno… digamos que era lo más cómodo, tenía radio, aire acondicionado, no tenías que realizar esfuerzo físico…

 Vicente: Pero, sabiendo que todo eso perjudicaba al planeta ¿por qué lo hacían? ¿Qué decía la gente? ¿Hacía vida normal? ¿No se daban cuenta del desastre? ¿Cómo decidieron que podían arrasar con todo el planeta sin pensar en sus hijos y nietos? ¿Fue cosa de unos pocos o era una locura colectiva?

Roberto: Bueno, verás…

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here