Al poner tu primer pie en Niza te darás cuenta que esta ciudad tiene una fuerte influencia de su país vecino, Italia. Históricamente Niza parte del Reino de Cerdeña y pasó a ser oficialmente de Francia en el 1860, un año antes de la creación del Reino de Italia. Su centro histórico parece transportarte a cualquier ciudad italiana del siglo XVI con sus llamativos edificios de colores, (predominando los amarillos, ocres y rojos) grandes balcones y ventanas, y estrechas calles donde perderse.

Algo muy común entre los nizardos es hacer la compra en mercados callejeros.
En el casco antiguo puedes visitar cualquier día de la semana excepto los lunes, el Mercado de las Flores. Si lo que buscas son verduras frescas, comida tradicional, flores o antigüedades, este es tu lugar. Por supuesto no puedes irte sin endulzar tu paladar en la confitería chocolatería que abrió sus puertas en 1820, la Maison Auer.

Y es que la cocina nizarda es mundialmente conocida, siendo el protagonista el aceite de oliva. Entre los platos típicos nos encontramos con la tradicional Socca, una especie de crepe elaborada con pan de harina de garbanzos y aceite de oliva.
Se sirve bien caliente y con abundante pimienta negra. La famosa ensalada nizarda, la Pissaladiere, parecida a una pizza italiana pero sin tomate, típica de la Costa Azul y de algunas regiones de Italia o el Farcis, verduras rellenas de carne picada y horneadas.

 

Encuentra la mejor foto panorámica de Niza y de toda su bahía, en la Colina del Castillo. Siento decepcionarte pero ya no encontrarás ningún castillo, tan solo quedan las ruinas. La subida podrás hacerla a través del paseo marítimo o bien desde la zona interior del Vieux Nice. Si tienes suerte y llegas a las 12 del mediodía el disparo del cañón conocido como ‘Lou canoun de Miejour’, lo escucharás incluso más fuerte ya que se encuentra también situado en lo alto de la colina.

Seguro que a todos os suena el Paseo de los Ingleses (Promenade des Anglais), considerado como uno de los paseos marítimos más bonitos de Francia, donde podrás dar un agradable paseo o descansar en algunas de sus sillas con vistas al mar.

Si estás interesado en el mundo del arte, Niza no te decepcionará. Hay muchos
museos interesantes como el Museo Nacional Marc-Chagall, Museo Matisse,
Museo de Arte Contemporáneo, Museo de Arte Naif, Museo de Bellas Artes, el de la Ciudad, o el de Fotografía.

En el Museo Matisse encontrarás dibujos, esculturas, fotografías y más de 180 objetos que pertenecieron al artista y que le sirvieron de inspiración de una u otra forma, este se encuentra en el barrio de Cimiez.

En cuanto a iglesias hay muchas y de gran importancia. Pero ¿a que no sabías que la iglesia ortodoxa rusa más grande del mundo (fuera de Rusia) está en Niza?
Se trata de la Catedral de San Nicolás de Niza y se encuentra bajo la jurisdicción del Patriarca de Moscú, considerada territorio ruso.

La mejor forma de conocer un lugar es visitándolo así que viaja, porque no hay mejor forma para abrir la mente, acercarte más a las personas y liberar todos esos prejuicios.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here