Derecho al libre ocio.

0
177

¿Sabías que dormir, jugar, hacer deportes, ir al río, a la piscina, dibujar, escribir un cuento, ir al cine, al teatro y, muchas otras actividades que te gustan hacer son parte de tus Derechos Humanos?

Pues sí. Todos los niños y niñas tienen derecho al ocio y las actividades recreativas y culturales según está declarado en el Artículo Nº 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño. El término “ocio” se refiere al juego, la recreación, el descanso y la participación en la vida deportiva, cultural y artística.

Jugar y descansar es parte importante de tu desarrollo y crecimiento, esto significa que el tiempo de ocio además de que es un derecho que debe ser respetado, es una necesidad, ya que te permite crecer saludable en todos los aspectos. Pero tener salud no solamente se refiere a no estar enfermo, sino también a ser un niño o niña feliz, que viva sin estrés ni presiones.

A diario los niños deben tener un espacio que puedan emplear en el libre ocio y realizar actividades acordes con su edad, en este sentido, los padres deben destinar para sus hijos algunas horas al día para ellos que puedan jugar, bien sea después del colegio, o de sus deberes o actividades extraescolares. No solo durante los fines de semanas o vacaciones. Muchas veces los padres descuidan este valioso tiempo que los niños disfrutan al máximo y los llena de felicidad, presionándoles demasiado para que tengan éxito en la escuela e imponiéndoles cantidades de tareas domésticas.

Los tiempos de ocio pueden emplearse de diferentes maneras dependiendo de la edad del niño o niña. Pero es muy importante que los juegos sean libres y que le permitan dar rienda suelta a la imaginación, y creatividad, que puedan jugar a lo que quieran sin presiones. Hay juegos que son dirigidos por los adultos los cuales de cuando en cuando pueden ser positivos para obtener aprendizajes pero nunca se le debe quitar al niño o niña el derecho de jugar libremente.

Los juegos ayudan a su cerebro a desarrollarse de forma óptima, haciéndole un niño más inteligente. Ayudan a que sus capacidades se hagan más grandes. Ayudan a interiorizar valores, tener contacto con la naturaleza, así como crear lazos de confianza, respeto y afecto con sus padres, hermanos, abuelos, primos, y compartir con sus amigos y compañeros de clases.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here