Muchas veces pensamos que la decoración, el diseño, y el juego de los colores es una cosa que necesita mucho dinero y mucha paciencia, además de las manos de un experto.

El diseño, la decoración y el juego de los colores son tres términos que dan miedo a la gente que no está familiarizada con el tema, y la lista de términos similares puede ser bastante más larga. A veces, al visitar la casa de un amigo o de un familiar que está bien ordenada y con una decoración bonita nos hace sentirnos atraídos y preguntarnos ¿Cómo lo hicieron?

Esta idea nos hace acudir a los comercios más especializados, pero ¿qué pasa cuando nos damos cuenta de los precios caros y excesivos? Pues que nos sentimos desesperados y nos olvidamos completamente de la idea de la decoración.

Lo que no sabe la mayoría de las personas es que es mucho más fácil de lo que parece y que lo más importante no es tirar el dinero por la ventana si no saber organizarse y reinventarse para darle un nuevo alma a nuestro hogar.

La iluminación es uno de los puntos clave para un espacio hogareño. Hay que diferenciar una luz blanca de una luz amarilla, por la simple razón de que la primera ayuda a despertarse y concentrarse más y la segunda está mejor en un área más personal visto que ayuda a descansar y relajarse.

Las paredes de colores: una pared con colores es aun mejor vista y da más placer al que está en aquel espacio. Como regla general, entendemos que los colores oscuros ayudan a mantener un ambiente más caluroso y cálido: están mejor vistos en el salón o la sala de lectura, hasta en la habitación. Y los colores fríos se usan más para los espacios donde pasamos muy poco tiempo como el cuarto de baño. La cocina se ve mejor con colores neutros y muy unidos como el beige o el blanco.

A las paredes también les podemos dar un toque más personal con fotos antiguas o de nuestra juventud en forma de escalera o de diferentes tamaños de cuadros: ascendentes o descendentes; CD’s antiguos de una forma de corazón o de otra forma geométrica.

El sofá: el lugar favorito para la mayoría, donde vemos la televisión, leemos un libro o hablamos por teléfono horas interminables. Para darle una nueva vida chula a este espacio, se podría mezclar diferentes cojines de colores o de distintas formas para romper con el color preponderante del sofá.

Los accesorios: en este apartado se pueden utilizar los artículos y productos antiguos que ya tenernos en casa o comprar unos nuevos pequeños que darán un toque mágico al hogar.

Las primeras opciones serían:

  • Ordenar libros por colores
  • Utilizar alfombras o cambiarlas de lugar
  • Tapizar la pared con hojas de periódico para hacer un fondo con un nuevo estilo
  • Incluso darles una segunda vida a los muebles. El proceso de restauración implica lijar los muebles, pintar y barnizar si es necesario.

Las segundas consisten en comprar:

  • Un lienzo para pintar, algunos pinceles y tubos de pintura, arremangarse y ¡a pintar y presumir de sus talentos como artista!
  • Productos baratos que permiten personalizar su apartamento, como velas, cojines, cuadros, jarrones, macetas, marcos de fotos, relojes y carteles. Las velas de colores son una idea fantástica para decorar con poco dinero, y son realmente bonitas en un hogar.
  • Otra opción interesante es usar espejos para expandir las dimensiones de las habitaciones. Además, los espejos traen luz con sus reflejos, algo muy importante en un apartamento, ya que un espacio iluminado te permitirá ahorrar considerablemente electricidad.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here