Culture shock

1
242

Brandille vive en un territorio de bosques poblados con sotobosques intransitables donde anualmente caen lluvias copiosas y las temperaturas son ligeramente elevadas todo el tiempo. Vive con su familia y sus conocidos en un conjunto de casas hechas con madera, barro y restos vegetales que no se extiende más de 20 metros de longitud. Diariamente, salen él y los suyos a buscar todo lo necesario para pasar el día: comida. Deben ingeniárselas para cazar o recolectar para nutrirse. Brandille desconoce otro lugar que no sea ese, nunca ha ido más allá del río Awlla ni de los montes Turobo. No necesita más que lo que allí encuentra para vivir. Además, él diría que ese territorio pertenece a su poblado, a toda la gente que lo utiliza y del cual saca frutos. ¿A quién va a pertenecer si no? ¿Quién les podría decir que se fuesen de allí? En esta zona, son los únicos seres humanos que hay. El abuelo de Brandille le ha contado más de una vez que antes había más humanos más allá del río Awlla pero que hace tiempo que no se sabe nada de ellos.

Hoy se han levantado y han visto que el día iba a ser diferente. Unos humanos extraños a quienes no habían visto nunca se han acercado a su poblado y les han dicho: “tenemos una licitación sellada por el Gobierno de Brasil que os invita a marcharos de aquí, ya no podéis seguir viviendo aquí, tenéis que iros. Hemos de realizar unas obras en el río y no puede haber gente cerca porque sería peligroso. El Gobierno os propone unas viviendas en la capital para que no os quedéis sin casa”. Brandille, estupefacto, no entiende nada y no sabe qué hacer, qué decir, cómo actuar. Unos hombres con vestidos muy raros que se tapan torso, cabeza y piernas los están echando de su territorio natal. Además, dicen tener la potestad porque llevan un trozo de papel sellado por un tal Gobierno de Brasil.

Como sabréis estoy hablando de una aldea que habita el Amazonas a la que han obligado a mudarse de lugar porque el Gobierno va a hacer una megapresa en el río Amazonas. Pero ¿qué pasa con los indígenas? ¿Los obvian y ya está? Me imagino al pobre Brandille haciéndose mil preguntas: ¿dónde vamos a ir si no conocemos otro territorio? ¿Qué es una licitación y por qué tiene el poder sobre nuestro pueblo? ¿Qué significa Gobierno de Brasil? ¿Y qué son obras? ¿Qué le van a hacer a nuestro querido río Awlla? ¿Qué haremos con el territorio donde mis padres me han visto nacer y donde he visto nacer a mis hijos?

El choque cultural es tan grande que Brandille y sus vecinos no saben qué harán, están aturdidos y no entienden nada. Me pregunto yo: ¿qué harán en la ciudad si no saben ni tan siquiera lo que es? ¿Cómo se ganarán el sueldo si no saben ni lo que es el dinero? Lo único que saben hacer es cazar, pescar y recolectar. ¿Quién y con qué poder (y con qué corazón) los tiene que hacer salir de allí a la fuerza? ¿Por qué el mundo es tan injusto? ¿Por qué siempre tiene la razón el dinero?

1 Comentario

  1. Hello! I could have sworn I’ve been to this website before but after browsing
    through some of the post I realized it’s
    new to me. Anyhow, I’m definitely glad I found it and I’ll be book-marking and checking
    back frequently!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here