Cruje la caña de bambú,

tan robusta y firme,

enamorando (Me)

cogiendo y soltando suavemente las ramas,

que susurran y ponen la letra dando sonido  al viento

(Me).

El olor y la manera bonita de entender el significado verdadero de las cosas

que lastiman los objetos.

Del semblante  lánguido,

y de la vestimenta oscura.

De los restos esparcidos y de las venturas tradicionales.

Amoldando(Me) a la propia manera de ser,

que escapa del psiquismo terrenal, al lado de un estanque sombrío.

Al final del reguero,

en el que hay buena  accesibilidad, 

dejándome pestañear,

en un soplo de aliento cálido y bravo

por el camino de un jardín conocido en otra tierra.

Un desmaneje racial,

un vencimiento y así es como lo llaman, 

rendición divina ante la vida….

Los Rayos del sol, el mensaje constante.

la raíz de la terquedad, 

queda auxiliada.

 

Me reitero, me logro, me sufro y te amo.

coloca tus huesos en un crujido de sensaciones .

Dolerá y molestará al principio,.

pero tu propio  cuerpo,

y tu

estaréis acompañados por bastante tiempo .

Acompañándoos

pues vos sois el pilar

por la que brota el agua

 hasta llegar al estanque.

No hay que olvidar las derrotas

 sino es para sanarlas,

Sonríe

encontraste tu propio amor

y ni un inciso hay que hacer.

Salvajemente tu

y tu crujido de Esperanza siempre activadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here