El Cementerio de Granada, es uno de los lugares sagrados y de enterramientos, más antiguos de España; concretamente el segundo y uno de los sitios más especiales de la ciudad a nivel energético y sensitivo.

Levantando en 1805, con la urgencia provocada por la fiebre amarilla que asoló a nuestra ciudad, cuenta con 110.000 metros cuadrados distribuidos en 19 Patios; con un recorrido que nos transporta a un  lugar a nivel incorpóreo y que abre nuestra glándula pineal ampliando perspectivas que nos ofrece una visión sin fronteras y de 360º

Pasando por los senderos de grandes árboles robustos

Los caminos del cementerio que unen los diferentes patios aquí existentes, fueron destinados a enterrar en fosas comunes a la gran cantidad de cadáveres que llenaban  las calles en el siglo XIX y que promovieron la creación de sahumerios y demás rituales para deshacerse del mal olor y las malas energías que producían.

Nos encontramos en el Cementerio de Granada, alzamos la vista  al techo de verde bóveda allí existente y cambia la valoración energética y esto  requiere discernir entre nuestras plegarias y la vida terrenal mirando  al cielo de este museo al aire libre, porque más allá de ser un lugar sanitario donde enterrar a nuestros fallecidos encontramos autenticas obras de arte. 

Pasear entre su rica variedad de panteones y esculturas, es descubrir un sinfín de ocultas y hermosas sensaciones. Las primeras sepulturas de tierra, datan de 1800, de los comienzos y se hallan  perfectamente conservadas.

Crucifijos antiquísimos, rejas de época guardando el territorio individual o comunitario, tumbas paganas, y curiosamente una cruz Celta que destaca  en el primer patio que podemos encontrar cerca del Cristo elevado que nos da la bienvenida en la entrada.

En silencio en el Cementerio de Granada

Patio 1; Siglo XIX y XX

Presidido por el Ángel Sabio que esboza en mi una sonrisa, sostiene el libro de la verdad y la vida; que reconocemos después de la muerte; estamos ante una preciosa y majestuosa estatua de mármol del Escultor José Navas Parejo.

Sus maravillosas obras elevan la energía, nos abren el pecho y nos adentra en un mundo de solemnidad.

Un poco más  izquierda y a pocos metros del Ángel postrado se encuentra la Novia Eterna o la Bella Durmiente de Granada, con un posicionamiento óptimo de luz  fotográfico. El sol va destacando cada centímetro de la escultura pareciendo que en cualquier momento fuera a despertar, despojándose del manto que simula el sol y abriendo los ojos.

Distintas son las leyendas románticas que se han creado alrededor de este monumento que decora la lápida de Dolores Mirasol. La más conocida es la de una bella joven que fallece días antes de su boda y que fue enterrada con el traje nupcial. Estamos en el Panteón de la Familia Mirasol, creado en 1881 por la Escuela Granadina.

El Señor tumbado, a pocos metros de la doncella preside Panteón de la Familia López Ruiz, que con rostro de dolor desolado y adornado con flores marchitas, nos provoca un abandono del mundo para ir dando pasos a un despertar espiritual. 

La humedad del bosque, el olor a hierba mojada…  Seguimos paseando, y nuestros pies nos llevan  dando pequeños y relajados pasos hasta la Corona del amor o posada de los románticos a la que se le atribuyen muchas historias (como ocurre con muchas de las tumbar y estatuas del cementerio), presidida por Cupido

Un poco más adelante, se encuentra el Panteón de la  Familia Villareal (Blake,con la siguiente frase: «Guarda la misericordia y la equidad y espera siempre en tu Dios». (Oseas x||.6.), si alejamos nuestro pensamiento percibiremos la paz y la energía sublime que allí se respira.

El panteón de la Familia Rodríguez Acosta, con su irreverente espacio y el Ángel de la dulzura, que abre sus alas  y extiende su mano deteriorada por el tiempo y por los fanáticos excéntricos que no respetan el lugar. Expresión de la muerte, sin soberanías y lecho de muerte del pintor Jose Maria Rodríguez Acosta pintor, promotor y amigo de Manuel de Falla, Federico García Lorca y otras figuras del pensamiento de la época y al cual se le atribuyen los mejores desnudos del siglo XX.

Quería exponer que algunas esculturas  han sido rescatadas, lo que significa que en realidad no hay restos mortales debajo de su representación arquitectónica y que en algunas ocasiones cambian su ubicación dentro del propio cementerio debido a reestructuraciones, reformas y parámetros estéticos. La empresa que gestiona esta tierra santa, es la que decide que tumba o panteón por superar el límite de tiempo permitido o por problemas de espacio, seguirán existiendo sólo con la cáscara física arquitectónica para no perder la singularidad de este enclave mágico. Pero esto ya queda en manos de la empresa que preside el cementerio y ,que a  valoración suya, decide cuáles deberán ser conservadas para que sigan ubicándose en el cementerio aún que la tierra del subsuelo yazcan vacía. La muerte no tiene fecha de caducidad ,y por ser símbolo de  eternidad y conservación de nuestra estirpe,deberían conservarse soy una romántica y enamorada del lugar y tenía que expresarlo.

 

Llegamos al Señor del Cementerio

Un cristo despojado de sus vestiduras, que se ubica en el segundo patio y forma parte del panteón de Manuel Rodríguez, médico destacado y conocido en su época por atender a los más necesitados y a los niños.

El panteón se ha convertido en un lugar de peregrinación debido a la creencia popular de que el Cristo esculpido en el mismo, realiza milagros. En 2002, la familia de Manuel Rodríguez lo donó a la ciudad y en 2005 la imagen del Cristo tuvo que ser protegida y restaurada, ya que sufrió un deterioro por el ‘pasamanos’ continuado de los devotos.

Damos medio giro de consciencia y llegamos al panteón de la Familia Miralles, en el que encontrarnos un ángel reflexivo. Ángeles y Ángeles de Serenidad con un subsuelo frío al panteón del periodista Francisco Seco de Lucena.

La maravillosa Diosa recostada  esplendorosa, en el  Panteón de la Familia Puya Jiménez cierra el segundo patio con un Cristo Suspendido, flotano, liviano y justo detrás la tumba del  Escultor Adolfo Carrasco Clavarana (2007).

Contunuamos nuestro paseo disfrutando de este  lugar mágico y nos encontramos en el tercer Patio, con estudiado caos que refleja a la perfección la tipología del cementerio romántico del siglo XIX.

Aquí tenemos que realizar una obligada referencia a «Wilde»(1997), un documental filmado en el Cementerio San José y dedicada a la vida del escritor y dramaturgo Irlandés .

La tumba de Enriquito Cachazo, expresando el amor de una madre hacia su hijo, besándolo en la frente …con total delicadeza (Nicolás Prados ).

Y la tumba de Antonio López Martínez ,que abre sus puertas para  introducirnos en  el Patio tercero .

La capilla Neo-romántica

Terminada y abierta  al culto en 1908, donada a la ciudad por el empresario Francisco López Medina nos saca de la burbuja que nos ha absorbido durante este viaje y abrimos los ojos a la claridad de las tumbas blancas y actuales que reflejan parte del tiempo en el que vivimos. Diferentes formas de expresar la muerte con el paso de los años; nos adentramos en lo que sería la  versión más moderna de nuestro Cementerio Granadino.

los Patios de San Antonio y San Francisco componen una estampa entre árboles, jardines y tumbas blancas que presede a los miradores, en el patio de San Miguel que nos descubre la eterna Sierra Nevada y los bosques de la Alhambra, la ciudad y la Vega Granaina.

El Palacio de los Axilares situado en el Patio San Cristóbal alberga un jardín con los restos arqueológicos de una alberca que pertenece a una almunia nazaría del siglo XIV, muerte, historia tradición.

Lugar de oración y retiro

El Cementerio de Granada está compuesto por diferentes estilos, juegos de oscuridad y luz que nos invita a meditar y orar. 

Un paseo por sus diferentes calles  nos permitirá apreciar ,nuestra presencia en la vida a través de la riqueza de sus textos, imágenes, símbolos y tradiciones que atesora cada lápida en las que podemos percibir diferentes energías. 

El cielo es claridad y la sombra fuego.

Afuera hay viento y notas en el viento,

son Canciones de luz transfigurada,

y el sepulcro vacío se ha abierto .

La piedra se ha movido entre la noche.

 

El alma,

busca el sitio y sube por los aires del espíritu

que está vivo en el amor y esto es lo cierto.

Ya todo es transparencia luminosa,

se han secado las lagrimas

y el llanto,

y nada queda del silencio oscuro,

sólo el gozo del canto iluminado.

 

Y yo estaré en tus manos infinitas,

resucitado en claridad de Aurora,

rescatado del sueño y del olvido,

redimido del tiempo y las horas .

                Juan Cuesta Poza.

 

Aviso legal: todas las imágenes son propiedad de la autora del artículo; se prohíbe la difusión y utilización de las mismas sin permiso explicito de la autora. Para mas información pónganse en contacto con: info@revistaloa.com. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here