Vivimos de pensar el paraíso.
Dentro,
dentro,
solo cuchillos,
solo llagas.
Nunca quiso salir la sangre;
cauterizan el tránsito.
Las pastis ya no ayudan.
Caminar es errar
y la vida se muestra siempre indeterminada.
Parece que al final una broma
debiera ser la conclusión lógica,
y no el absurdo.
Porque él nunca concluye.
Yo,
vomitando enfrente de todes vosotres,
en bolas, 
casi estática
(El espasmo, 
lo peor que tiene,
es la quietud).
El miedo, mi cara.
Problematizar-mirar.
Otra arkada
se 
muere
 
Compartir
Artículo anteriorNavidad y paz interior
Artículo siguienteAtravesando sueños en el Tren de Flåm
Vic García
| Redactor | ‌Hola, soy Vic. Detesto las descripciones asépticas, así que, siendo breve, puedo decir que me gusta hacer ruido con instrumentos, destrozar papeles poniendo garabatos y algún que otro poema en ellos, las raves, el jipi japa (hip hop), y, cómo no, montar grieska en las calle cuando toca. A menudo también pienso en ontología, espiritualidad y en qué le pasa a los centros de salud mental en Españistán. Ah, sí. Y nací un 4 de marzo de 1999, en Asturias, por si alguien quiere felicitarme.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here