Aplicando Mindfulness a los viajes: el arte de dejar que todo fluya

4
155

Hoy te traigo un tema que a mí me resulta muy interesante, y que cada vez se está volviendo más popular: Mindfulness.

Para empezar, te explico qué es: el Mindfulness como concepto psicológico es la concentración de la atención y la conciencia en el momento presente, basado en el concepto de “mindfulness” o conciencia plena de la meditación budista. Se ha popularizado en Occidente por parte de Jon Kabat-Zinn. A grandes rasgos, establece el beneficio de dejar que fluya todo aquello que no podemos manejar, sin juzgarlo ni esperar que cambie, ya que la resistencia es lo que genera sufrimiento (“Lo que resiste persiste”). Aceptar que en la vida hay cosas gratas y cosas que no lo son, y hay que transitarlas. Sufrir o concentrarnos en el pasado, que no se puede cambiar, o en el futuro, que en realidad nunca llega y muchas veces ocurre de maneras muy diferentes a las que esperamos o a las que habíamos vaticinado, a veces con preocupación, no tiene sentido alguno. Disfrutar del presente, según esta práctica, es lo que nos hace sentir vivos y lo realmente importante: estar presentes en el presente, que es, en definitiva, lo único que tenemos.

 

Yo conocí esta práctica y sus técnicas en un momento en el que realmente necesitaba dejar de tener miedos como excusa para poder controlarlo todo, como si con el miedo controlara algo, o como si por tener miedo las cosas fueran a salir mejor. En ese momento leí una frase que uso hasta el día de hoy: “Relájate: nada está bajo control” (la otra es “Si tienes miedo, hazlo con miedo”, porque implica transitar la emoción del miedo, aunque no sea grata, y no pasa nada)… Como dicen, si un problema no tiene solución, ya está solucionado, y para qué preocuparse.

“Disfrutar del presente, según esta práctica, es lo que nos hace sentir vivos y lo realmente importante: estar presentes en el presente, que es, en definitiva, lo único que tenemos”.

Much@s utilizan la técnica de concentrarse en algo tan simple como la respiración, que es la prueba de que estamos vivos aquí y ahora… A mí lo que me gusta mucho es a veces aplicarlo a disfrutar de cada cosa que hago: por ejemplo, almorzar, cepillarme los dientes, mirar una película, y concentrarme solo en eso… Y si en ese momento está ocurriendo algo que no me gusta, entiendo que no todo presente es grato, y tengo la opción de dejarlo fluir (especialmente si no puedo cambiarlo), sin juzgar; y automáticamente mi ansiedad baja porque no me resisto a aceptarlo.

Lo mismo intento aplicar cada vez que viajo… Debo confesar que soy una persona sumamente ansiosa, y aunque muchos me dicen que transmito paz, lo cierto es que por dentro a veces no la siento. Pero desde lo corporal trato de disponerme a sentirla y la mente responde: relajo mi cuerpo y dejo que las cosas fluyan. Hay días que sale mejor que otros… pero a eso también lo dejo fluir, no hay que forzarlo, y hay que aceptarlo como salga…

Cuando viajo, muchos interrogantes vienen a mi mente: ¿Y si ahora me dicen que no puedo embarcar? ¿Y si me falta algo y no puedo viajar? ¿Y si no paso los controles migratorios y me hacen volver? ¿Y cómo me vuelvo en ese caso? Y cada pregunta tiene sus propias ramificaciones que me estresan más y más… Si esto también te ocurre, te cuento lo que a mí me sirve: trato de pensar que no porque me ponga nerviosa pensando en cosas que aún no ocurrieron todo va a salir mejor. Y hago cada cosa paso por paso. Pienso que primero tengo que subirme al avión. Una vez que estoy ahí, pienso que luego en lo único que debo concentrarme es en llegar al destino, disfrutando del vuelo. Una vez allí, me preocuparé por lo que haga falta, pero no antes… y así.

Si disfrutamos de cada momento, la vida se hace realmente más grata… y son las experiencias lo que, a fin de cuentas, hacen de nuestra vida un cielo o un infierno. Y son las que valen. Así que merece la pena intentar poner esto en práctica.

Mindfulness también nos ayuda a conectarnos con nuestras propias emociones, a prestarles atención, y atenderlas… Es un momento con nosotros mismos para celebrar y sentir que estamos vivos: sentir la vida en nosotros, de otras maneras más conscientes. Porque si no somos conscientes de lo que experimentamos, ¿para qué vivimos?

¿Y tú cómo te relajas en los días previos a salir de vacaciones? ¡Cuéntanos en los comentarios! Voy a utilizar lo que me respondas para escribir juntos un próximo artículo. Y si sientes que esta nota puede servirle a algún amigo, compártela en tus redes sociales.

 

 

Compartir
Artículo anteriorTengo otros principios
Artículo siguienteGHANDI Y LA “NO VIOLENCIA”
Alejandra de Picciotto
Alejandra de Picciotto, cuyo pseudónimo literario es Alura, es una nómade del Cielo. Nacida en una pequeña localidad del oeste suburbano de Buenos Aires, en Argentina, actualmente se desempeña como Auxiliar de Vuelo, aunque su primera carrera fue como Docente, Profesora de Inglés, que sigue ejerciendo simultáneamente de distintas formas. También es Coach, escritora y bloggera en www.aluratravels.com . Cuando no está volando, está tratando de cumplir sueños en la tierra, porque tiene la gran convicción de que los sueños se han hecho para cumplirse. "Amo las historias de sueños cumplidos" :)

4 Comentarios

  1. El concepto es muy interesante, pero de hecho muy dificil de aplicar, por ello los maestros zen son solo unos pocos. Lo q se puede hacer es tratar de pensar en el presente y en un “futuro más inmediato”.
    Muy interesante y muy útil para la vida el artículo, me gusto mucho!!!!

  2. Me alegra que te haya resultado útil, Agustín! Con la práctica todo se consigue: a mí me costaba mucho al principio, y ahora he podido lograr mejoras enormes! Gracias por leerme siempre y ser mi lector más fiel 🙂

  3. Buenísimo ale!!!! Gracias por la explicación del mindfullness. Tenia idea en general pero ahora q esta mas aclarado mejor. Y buenísimo a la aplicación de los viajes. Yo no se como me relajo en realidad es tanta la alegría q esa ansiedad no me molesta. Pero ahora me quedo pensando en todo lo q te planteas vos y puede q me lo plantee yo tambien. Al margen de eso. Estoy sin computadora y si escribo mal es por el celular.

  4. Muchas gracias, Ale! Me alegra mucho también que te haya servido y hayas aprendido un poco más sobre Mindfulness. A mí me ayudó mucho para superar un miedo muy fuerte que tuve. Aquí estoy para lo que necesites! Y gracias a vos también por tu fidelidad y leerme siempre 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here