Todo estaba bien, tenía el abrazo que necesitaba en los momentos más difíciles. ¿Ya habéis parado para pensar que los abrazos curan? Creo que abrazar podría ser la causa de curar las enfermedades más graves que existen en el mundo, sólo necesitamos el abrazo de la persona correcta para curarnos de todo el mal.
Sus brazos eran mi casa y su abrazo mi vivienda, eras mi rayo de luz que iluminaba las mañanas con sus mensajes de buenos días, mi medicina era tus palabras pidiéndome que siguiera a tu lado y la verdad que no había ningún otro lugar en el mundo en que yo quería estar, me acuerdo que decías que te gustaba abrazarme y sentir que allí estaba protegida, lo que no te imaginabas es que de verdad era el lugar donde más me sentía entera, donde ningún mal podría afectarme.
Las ganas de abrazarte me saltan a diario porque tu abrazo me reconfortaba, no necesitaba necesariamente ser abrazada para sentirme protegida, pensaba en él y me encontraba, me entendía, era tu existir lo que contaba, solamente tu existencia. 
 
Y ahora nada está bien, ahora que ya no estás, te digo que si empezaste a echarme de menos, recuerda que no me alejé de ti,  has sido tú que me dejaste ir, para curarme en otros brazos, hasta que encuentre un abrazo que me cure de esta tragedia.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here